Francia multa los piropos obscenos #En60”

Los comentarios, los silbidos y los gestos obscenos que tengan lugar en cualquier espacio público de Francia costarán caro, entre 90 y 750 euros.

Así lo ha anunciado el portavoz del gobierno francés, Benjamin Grivaux, que afirma que “el 90% de las mujeres parisinas que utilizan el transporte público consideran que han sido víctimas de violencia física o verbal, o de algún tipo de acoso”. El importe de la multa dependerá de la rapidez con la que el agresor pague la infracción  y sancionará “cualquier propuesta, comportamiento o presión de índole sexista o sexual” en el espacio público. La medida forma parte de un informe que Emmanuel Macron encargó para penalizar el acoso callejero y contará con un cuerpo de agentes especiales, conocido como policía de proximidad que se encargará de multar a los infractores cuando el delito sea evidente.

Otros países de Europa, como Bélgica o Portugal, intentaron también aplicar este tipo de multas sin éxito, pero el gobierno francés asegura que aprenderán de esos intentos fallidos.