¿Es correr el deporte más barato?

La pasión por el running, aunque antes diríamos salir a correr, se disparó durante la crisis por ser un deporte bastante barato. Muchos aficionados se vuelven casi adictos de la sensación de mejora continua y superación que ellos mismos se imponen. Pero, ¿realmente es tan barato salir a correr?

Vale, es cierto que para correr solo necesitas unas zapatillas y ropa de deporte… pero si te lo tomas en serio no es tan fácil.

En primer lugar, las zapatillas son esenciales y si te vuelves un poco más exigentes, los precios se disparan. Unas zapatillas para correr deben ser ligeras, flexibles, tener una buena amortiguación y agarre. Sus precios pueden ascender hasta unos 150 €, aunque hay buenas zapatillas por unos 50 €.

Dependiendo de donde vivas, seguramente tengas que añadir algo de ropa interior a esos pantalones cortos y camiseta que pensaste cuando más arriba te dijimos ropa de deporte. Muchas personas quieren correr en invierno y si la temperatura es baja deberás protegerte tanto por la salud de tus músculos como por la de tus pulmones. Una camiseta térmica y unas mallas te pueden salir por unos 15 a 30 €.

Si vas absolutamente en serio, seguramente quieres monitorizarte con una pulsera de actividad que te permitirá estimar la distancia recorrida (con cierto margen de error), el tiempo que corres e incluso tu pulso. Puedes conseguir una por unos 30 €.

En este último caso en el que corres de una forma más seria, por ejemplo para preparar una carrera de fondo que ahora se han vuelto muy populares, es buena idea consultar con el médico y hacerse una prueba de esfuerzo. Infórmate porque puede que tu póliza de seguro la incluya en su cobertura. Pero si no es así, calcula que te gastarás unos 100 €. Si sueles tener problemas musculares, un estudio de la pisada puede ayudarte a solucionar tu problema. Pero realmente, en la gran mayoría de los casos, no es imprescindible para salir a correr.

Por tanto, suponiendo que ya dispongas de pantalones, camiseta, guantes y gorro adecuados para hacer deporte, y teniendo en cuenta solo el gasto que deberías hacer a mayores para convertirte en runner, podemos estimar a groso modo que necesitarías unos 130 € sin prueba de esfuerzo y unos 230 € con ella. Ahora bien, son precios orientativos y si apuestas por algo más de calidad, la cantidad puede subir sensiblemente.

Si aunque no sea mucho, te resulta complicado pagar esta cantidad de una sola vez y quieres empezar a correr ya, gracias al comparador Matchbanker puedes conseguir un microcrédito que cubra una parte de tus gastos. Por ejemplo si vas a gastarte 150 €, puedes pedir 75 € y poner los otros 75 € de tu parte, de tal forma que dentro de un mes, tendrás que pagar los otros 75, eso sí más los intereses, para devolver el préstamo. Por supuesto puedes conseguir un préstamo por la cantidad total, pero entonces deberías devolverlo al mes que viene y solo estarías trasladando el problema en el tempo. Dividiéndolo en dos podrás empezar a hacer deporte ya mismo sin que tu presupuesto mensual se desajuste tanto.