El Tribunal Supremo da la razón a los bancos

El Tribunal Supremo ha dictaminado que quiénes deben pagar el Impuesto de Transmisiones Matrimoniales (ITP) Y Actos Jurídicos documentados (AJD) en la constitución de las hipotecas son los clientes, no los bancos. El ITP Y AJD son impuestos autonómicos que se regulan en función de cada comunidad autónoma la tasa puede varias. Se estima que la cifra se encuentra entre los 3.000 y los 4.000 euros.

El Tribunal sólo ha estimado dos de los recursos y establece que por la constitución del préstamo, el pago incumbe al titular de la hipoteca, pero en cambio por el timbre de los documentos notariales, el impuesto corresponde a la matriz, que se abonará “por partes iguales” entre banco y cliente.

La sentencia de este miércoles del alto tribunal se refería únicamente a quién debía pagar el ITP y AJD, y ha estimado sólo parcialmente los recursos de casación interpuestos por los consumidores afectados, ha dictaminado que la parte gruesa de estos impuestos debe ser abonada por el cliente.

Por ello los bancos son únicamente responsables de la mitad sobre el timbre de los documentos notariales y las copias a quien las solicite. El fallo ya ha sido comunicado a los procuradores de ambas partes y la sentencia completa se publicará en los próximos días.