El ertzaina fallecido tenía 51 años y era vecino de Ermua

Inocencio Alonso García, el ertzaina fallecido este jueves en Bilbao, tenía 51 años y era vecino de Ermua (Vizcaya), según ha informado el Departamento vasco de Seguridad. Formaba parte de la Brigada Móvil de la Erzaintza, los conocidos antidisturbios, que ha participado en el operativo policial previsto para evitar incidentes entre las aficiones del Athletic Club y el Spartak de Moscú.

El agente de la Policía autonómica vasca se ha sentido súbitamente indispuesto en el transcurso de los graves incidentes registrados en las inmediaciones de San Mamés y ha entrado en parada cardiorrespiratoria durante su traslado al hospital de Basurto, muy cercano al estadio.

El informe preliminar emitido por el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha determinado que el agente ha ingresado en el centro sanitario bilbaíno con parada cardiorrespiratoria, no relacionada con ningún tipo de traumatismo, y ha fallecido tras más de una hora de intento de reanimación.

Agentes de la Policía vasca han cargado minutos antes de las ocho de la tarde contra aficionados del Spartak de Moscú que han lanzado bengalas, diversos objetos y han cruzado contenedores en las inmediaciones de San del estadio bilbaíno de San Mamés. Un total de cinco personas, al menos tres de ellas aficionados rusos, han sido detenidas por participar en los incidentes. También se han contabilizado tres personas heridas de diversa consideración.

El dispositivo de la Ertzaintza establecido para el partido que desde las nueve de esta noche ha enfrentado al Athletic Club con el Spartak de Moscú en San Mamés, encuentro que ha sido catalogado “de alto riesgo”, está coordinado con la Policía Municipal de Bilbao y la seguridad privada que dispone el Athletic en San Mamés. Éste incluye 500 ertzainas, 100 policías municipales y 200 agentes de seguridad privada contratados por el club de fútbol.

“Responsabilidades políticas”

El portavoz del sindicato ErNE de la Ertzaintza, Roberto Seijo, ha considerado que en los incidentes acaecidos este jueves en las inmediaciones de San Mamés en los que falleció un agente de la Policía vasca ha habido “responsabilidad política” y ha instado a la Fiscalía a actuar contra los responsables, ya que se ha producido “una muerte violenta”. A juicio de Seijo, no debería haber “ninguna duda” de que el fallecimiento del agente fue “una muerte violeta” tras suceder “como consecuencia de unos incidentes que se están produciendo”. “Se producen incidentes que llevan a la muerte de nuestro compañero. La muerte no se produce en un sillón sino como consecuencia de incidentes”, ha añadido.