Gabriel planta al juez del ‘procés’ tal y como anunció su defensa

A las 9.30 horas de esta mañana, y tal como anunció su defensa, la exdiputada de la CUP Anna Gabriel no se ha personado en el Tribunal Supremo para declarar como investigada por los delitos de rebelión o sedición y malversación de fondos públicos que le imputa indiciariamente el magistrado Pablo Llarena, que instruye la causa contra el ‘procés’ que propició la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

Pasada la hora de la citación únicamente se habían personado ante el juez las acusaciones particular representada por la Abogacía del Estado y la popular ejercida por Vox, según las mismas fuentes, que acudieron al mantener el juez la convocatoría. Faltaba la Fiscalía, que no ha revelado por el momento si solicitará orden internacional de busca y captura.

La defensa de Gabriel comunicó este martes por escrito que la exdiputada no acudiría a declarar y su intención de permanecer en Suiza, país al que llegó hace varios días, al entender que en la causa que la investiga “no existe derecho a un juicio justo”.

La defensa considera que sus derechos fundamentales se verían gravemente comprometidos de aceptar voluntariamente su participación en el presente procedimiento”. Gabriel es la segunda integrante de la CUP citada a declarar en esta causa: la primera, la también exdiputada Mireia Boya, sí compareció ante el Supremo la semana pasada y fue puesta en libertad sin medidas cautelares.

Se trata además de la sexta investigada en esta causa que huye de la justicia después del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y de cuatro de sus exconsejeros, quienes permanece en Bélgica desde finales de octubre y para quien Llarena desactivó la orden de detención internacional que había dictado inicialmente contra ellos la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela, que fue la que comenzó a investigar inicialmente los hechos.