Walter Martín se hizo pasar por su hija de 11 años tras descubrir que era acosada por un hombre de 29 años. El hombre, Germán Acosta, le enviaba fotografías íntimas e insistía en concertar una cita con ella.

 

Le propinó una paliza al acosador de su hija y se “quedó corto”

 

La pequeña se lo contó a su padre y este, comenzó a seguirle el juego desde el teléfono de su hija. Le contó todo a una amiga para que desde otro terminal asegurarse que hacía lo mismo con otras chicas, y así fue. Después de varios días de mensajes consiguió quedar con él y esperó 20 minutos hasta que Germán apareció. En ese momento, lleno de ira, corrió hacia él, le preguntó por lo ocurrido y le propinó una paliza. Walter, llamó a la policía, quien le frenó y le separó de German.

 

“Yo le seguía el juego para saber quien era. Me mandaba imágenes y me lo quería comer vivo. Me llamaba y no lo atendía, me mandaba 20 mensajes…Hasta que pude citarlo”. “Cuando me iba a encontrar con él ( creo que todo papá habría reaccionado así) me quedé corto. Hoy en día este loco está libre. Yo fui a matarlo de verdad. Me tenía que haber encontrado en la casa con él y me cambió los planes”, afirma para Telenueve.

Después de darle una paliza, Walter Martín le fotografió con la cara ensangrentada y subió la fotografía a su muro de Facebook, junto a los pantallazos de la conversación que habían mantenido por mensajes.

Por el momento se desconoce si German le ha denunciado por la paliza que ha recibido y Walter afirma que quizás otro padre “le hubiera matado”. De momento, a la espera de un juicio, German se enfrenta a una condena de 6 meses a cuatro años de prisión por acosar a la joven.