¿Te imaginas vivir sin deseo sexual?

Personalmente me implico y digo que NO. Me parecería complicadísimo no sentir atracción hacia la persona que quiero, inimaginable darle un beso y no tener ganas de más, no derretirse al verla desnuda y un sinfín de cosas más que no es cuestión de enumerar ahora.

El asunto es, que hay personas que si pueden vivir sin sexo, y son tan normales como los que sí lo tenemos. No tenemos que tacharlos de bichos raros ni nada por el estilo.

El ser asexual, es una orientación sexual, como la homosexualidad, por ejemplo. Estas personas no sienten que se están perdiendo algo maravillo, es simplemente su manera de vida. Lo que no quita que puedan enamorarse perfectamente y llevar una vida feliz como los demás.

Estas personas pueden tener atracciones románticas, pero no sexuales. Y no tienen por qué ser motivo de rechazo, ellos no tienen sexo porque no les apetece no porque no puedan,  cada uno es como es y ya está. Cada uno que viva su vida y deje a los demás vivir la suya. El respeto es lo más importante que tenemos en el mundo, antes que tachar a alguien de gay o asexual, aprender a respetar es muchas veces la asignatura pendiente.

Es cierto que los niveles de deseo sexual pueden variar de una persona a otra y siempre han existido a lo largo de la historia personas con un bajo deseo sexual. No hay que encasillarlos en ninguna disfunción sexual.

Como en otras orientaciones, los asexuales pueden ser heterorromanticos (si se sienten atraído por el sexo opuesto), homorromanticos (si lo hacen por el mismo sexo) o arromnaticos (si no sienten ningún tipo de inclinación).

En muchos casos, considerarse asexual y tener pareja puede ser encasillado como “amistad”, pero no es mismo el sentimiento de ser amigos, que el de estar enamorado, y aunque no tengan sexo son novios. Si entre ambos aceptan esto, pueden ser completamente felices. El problema seria, vivir con alguien muy sexual, siendo asexual, pero ahí está el poder del amor. Sino siempre se puede llegar a un acuerdo y poder tener una relación abierta, esto es cosa de la pareja en sí.

Pese a que a muchos nos cuesta ponernos en su lugar, y resulta complicado a veces, sobre todo a los que nos gusta mucho el sexo, pero todos somos personas, y si lo que importar es ser feliz, cada uno que disfrute su vida como quiera sobre todo ¡siendo fiel a uno mismo!