Trump quiere mantener Guantánamo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este martes una orden reclamando al Departamento de Defensa que mantenga abierta la base naval de Guantánamo, en Cuba, según ha informado la Casa Blanca.

“Cuando se trata de terrorismo, haremos lo que sea necesario para proteger a nuestra nación”, ha subrayado, revocando la sección de una orden ejecutiva aprobada por la Administración Barack Obama ordenando el cierre de Guantánamo.

La orden firmada por el mandatario subraya que Estados Unidos seguirá teniendo la opción de “detener a combatientes enemigos adicionales en Guantánamo como sea necesario”, agregando que “el proceso de revisión periódica existente será usado para determinar si la detención es necesaria para cualquier futuro detenido en Guantánamo”.

La Casa Blanca ha resaltado que “Estados Unidos sigue en un conflicto armado con Al Qaeda, los talibán y fuerzas asociadas, incluido Estado Islámico”, recordando que “el presidente mantienen la autoridad de detener a ciertas personas como parte de sus poderes constitucionales como comandante en jefe”.

“La orden ejecutiva (firmada por Trump) preservará la detención militar como una herramienta de la lucha antiterrorista manteniendo las instalaciones de detención en Guantánamo”, ha apuntado.

En este sentido, ha sostenido que “más de un centenar de detenidos liberados de Guantánamo han vuelto a participar en combates, y algunos han matado a miembros de la coalición y ciudadanos estadounidenses”.

El propio Trump ha confirmado durante su discurso del Estado de la Unión que ha firmado la orden poco antes de comparecer ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Durante su discurso, ha resaltado que “en el pasado, Estados Unidos ha liberado estúpidamente a cientos y cientos de terroristas peligrosos, sólo para encontrarlos de nuevo en el campo de batalla, entre ellos el líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, a quien se capturó y liberó”.

El Ejército de Estados Unidos liberó a Al Baghdadi tras ser capturado en 2004 y encarcelado en el Campamento Bucca, una cárcel en Irak gestionada por las tropas estadounidenses.

El presidente del país norteamericano ha manifestado que “la coalición para derrotar a Estado Islámico ha liberado casi el cien por cien del territorio que una vez controlaron los asesinos (de Estado Islámico) en Irak y Siria”.

Sin embargo, ha advertido de que “queda mucho trabajo para hacer”. “Continuaremos nuestra lucha hasta que Estado Islámico sea derrotado”, ha remachado Trump.