Los gemelos diabólicos de Ourense #En60”

Roi y Bernando, dos hermanos gemelos, inspectores de policía y detenidos por ser los presuntos responsables de la muerte del policía Celso Blanco el pasado 9 de abril de 2016 en Ourense.

El caso comenzó en 2014 con el robo de seis armas de la Comisaría de Ourense. Poco después, el envío de escritos anónimos a asuntos internos y a los medios de comunicación pusieron el foco en una supuesta trama ejecutada por varios policías de la unidad de estupefacientes para comprar los favores de supuestos confidentes del narcotráfico. Dos años más tarde, en 2016, el policía Celso Blanco apareció muerto en su despacho. El disparo fue realizado con una de las armas robadas. Blanco envió correos electrónicos y mensajes de Whatsapp autoinculpándose del robo y de los anónimos. Lo que parecía un caso resuelto, dejó de serlo, pues la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Comisaría concluyó que Blanco no había actuado solo y acabó convirtiéndose en víctima de sus socios, quienes fingieron su suicidio.

Los dos hermanos están siendo investigados por los delitos de robo con fuerza, tenencia ilícita de armas, revelación de secretos, simulación de delito, acusación o denuncia falsa e injurias y calumnias.