Daesh reclama la autoría del atentado contra una academia militar en Kabul

El grupo yihadista Daesh ha reclamado la autoría del ataque ejecutado contra una academia militar en la capital de Afganistán, Kabul, según ha recogido SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

Fuentes oficiales han afirmado que un grupo de personas han lanzado un ataque contra la Universidad Militar Marshal Fahim, situada en el distrito policial PD5 de la capital afgana.

Las autoridades han dado por concluidos los enfrentamientos cerca de dos horas después del inicio del mismo, asegurando que las fuerzas de seguridad han matado a cuatro atacantes y arrestado a un quinto.

El portavoz del Ministerio de Defensa, Daulat Waziri, ha detallado que dos de los atacantes se han inmolado frente a la puerta de la academia militar al inicio del ataque, tal y como ha recogido la cadena de televisión local Tolo TV.

Asimismo, los otros dos han muerto en el posterior enfrentamiento con las fuerzas de seguridad presentes en la zona. Por el momento se desconoce la identidad del atacante que ha sido detenido.
Waziri ha confirmado que el ataque se ha saldado con la muerte de cinco soldados y con otros diez militares heridos, según ha informado la agencia afgana de noticias Pajhwok.

El 21 de octubre de 2017, un total de 15 cadetes de esta misma academia militar murieron en un atentado suicida contra el autobús que les trasladaba.

El ataque ha tenido lugar dos días después de la muerte de más de un centenar de personas en un atentado con ambulancia bomba perpetrado por los talibán contra un puesto de control policial en Kabul.

El vehículo explotó frente a las puertas de la antigua sede del Ministerio del Interior, en la céntrica plaza de Sadarat, situada a su vez en las inmediaciones del barrio diplomático de la capital afgana.

Estado Islámico reclamó la autoría del atentado perpetrado el 24 de enero contra la sede de Save the Children en la localidad de Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar (este), que se saldó con seis muertos, entre ellos cuatro trabajadores de la ONG.