Wang Fuman, el niño que llega congelado al colegio

Wang Fuman es un niño de ocho años que recorre cada día 4,5 kilómetros, alrededor de una hora y media, para ir al colegio a menos nueve grados bajo cero. El pequeño vive en la localidad de Zhaotong, situada en la provincia de Yunnan, al sur de China. Cuando Fuman llega por fin al colegio lo hace con una capa de nieve cubriendo su pelo y cejas y con las manos agrietadas y llenas de heridas por el frío.

La historia de este niño se dio a conocer al mundo gracias a las fotografías que le realizó su profesor, las cuales muestran a un niño protegido con ropa muy fina y con las mejillas enrojecidas. Thepaper.cn fue el medio que recibió las imágenes y, posteriormente, difundió a través de las redes sociales.

Wang Fuman vive con su abuela y su hermana mayor en una casa realizada con barro y con un techo cubierto de paja. Su madre les abandonó y su padre trabaja en otra ciudad, por lo que apenas le ven. Fuman pertenece al grupo de niños abandonados, que son aquellos que no viven con sus padres porque trabajan en ciudades lejanas a sus hogares.

Las imágenes del niño conmocionaron al todo el mundo y se hicieron virales rápidamente a través de las distintas redes sociales. Muchas personas han manifestado su apoyo y han querido donar ropa de invierno tanto para Fuman como para otros niños pobres de la zona.