Qué necesitas saber para abrir una cuenta en el extranjero

Gracias a Internet, abrir una cuenta en el extranjero se ha vuelto mucho más fácil de lo que resultaba hace apenas unos años.

Tradicionalmente, este tipo de operación se ha ligado siempre con la posesión de grandes capitales –o incluso con la intención de ocultárselos a la Hacienda Pública-. Sin embargo, la apertura de una cuenta en el extranjero puede deberse a muchos otros motivos, ya se trate de ubicar el capital en otro país por desconfianza frente al sistema financiero patrio, contratar un depósito en un banco extranjero o disponer de una cuenta para canalizar operaciones financieras fuera de España.

Si quieres abrir una cuenta bancaria en un país extranjero y no lo has hecho nunca, deberás tener en cuenta una serie de factores, que nos detallan desde el comparador de productos bancarios busconomico.com.

Analizar el riesgo político del país donde estará la cuenta bancaria

Probablemente, el aspecto más importante de cuantos debes analizar para abrir una cuenta en el extranjero es el riesgo político o riesgo país.

En el caso de una cuenta bancaria, este tipo de riesgo viene determinado por la estabilidad política y jurídica del país del banco en cuestión, así como las garantías provistas por el sistema financiero.

Debes asegurarte de que el país disfruta de estabilidad política y que la legislación se ha mantenido uniforme y sin grandes cambios durante mucho tiempo. En caso contrario, nada podría impedir que un conflicto o una decisión política arbitraria supusieran la pérdida de tu dinero.

Además, dicho país debe contar con un fondo de garantía de depósitos, de forma que, si el banco donde abras tu cuenta quebrase o tuviese problemas de liquidez, tu dinero estuviese cubierto por el propio estado.

Todos los países de la Unión Europea disponen del mismo nivel de protección

Todos y cada uno de los países de la Unión Europea están obligados a ofrecer el mismo nivel de protección a la ciudadanía respecto a las cuentas y depósitos bancarios.

Por ese motivo, todos estos países disponen de fondos de garantía de depósitos que cubren hasta 100.000 euros por cada titular y entidad.

Eso significa que el nivel de seguridad ofrecido por un cualquier banco de la Unión Europea es similar al de un banco español. No obstante, en el improbable caso de que surgiera un problema financiero con un banco extranjero, la tramitación seguiría teniendo que hacerse con las autoridades y en el idioma del país de dicho banco.

Comprueba la solvencia financiera del banco en donde vas a abrir la cuenta

Además de la seguridad ofrecida por el país, también debería analizar la solvencia del propio banco en el que estás pensando abrir tu cuenta.

Las principales agencias internacionales de rating –tales como Standard & Poor’s, Fitch y Moody’s- llevan a cabo análisis pormenorizados del estado financiero de las principales instituciones bancarias del mundo, para después proceder a publicar los resultados de dichos análisis y calificar su nivel de solvencia.

Este tipo de calificación puede ser muy esclarecedora a la hora de escoger entre varias entidades bancarias.

Da prioridad a las entidades que ofrezcan tramitación online

En caso de que dudes entre varias entidades, te recomendamos que optes siempre por aquella que disponga de una página web y posibilite la realización de todos o la mayor parte de trámites a través de Internet.

De esa forma, evitarás muchas molestias innecesarias y podrás ejercer control sobre tus cuentas de una forma más sencilla.

¿Debes informar a las autoridades españolas de la apertura de una cuenta en el extranjero?

Cualquier persona puede abrir una cuenta fuera de España sin necesidad de informar a las autoridades.

Ahora bien, el movimiento de capitales sí está controlado.

En el caso de que las cantidades de los depósitos y las cuentas en el extranjero sumen un importe de 50.000 euros o más, tendremos la obligación de informar a la Hacienda Pública, mediante la presentación del modelo 720, durante el primer trimestre del año.

No es necesario realizar esta presentación todos los años, salvo en aquellos casos en los que los ahorros en la cuentas extranjeras se hayan visto incrementados en más de 20.000 euros, o bien alguno de los titulares de las cuentas se haya dado de baja.

En el caso de que dichos importes superen el millón de euros, deberemos informar al Banco de España, presentando la ETE (Encuesta sobre Transacciones Exteriores).

Obligación de declaración de los rendimientos del capital en la declaración de la renta

Al tratarse de un banco extranjero, Hacienda no tendrá los datos correspondientes a los posibles rendimientos económicos que hayas conseguido con tu cuenta en el extranjero.

Sin embargo, estás obligado a informar de éstos de cara al pago del IRPF, incluyendo manualmente dichos rendimientos en tu declaración de la renta.