Muere por un golpe de mar en una playa de Asturias

Una mujer ha fallecido tras ser arrastrada por un golpe de mar en el espigón de San Juan de Nieva, en el municipio de Castrillón en Asturias. Además, cuando intentaban localizarla, han resultado heridos en el suceso tres hombres. Uno de ellos es un agente de la Policía Local y otro es bombero del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA).

Según los datos facilitados por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), el policía y el otro hombre resultaron heridos leves y han sido trasladados por dos ambulancias de soporte vital básico al Hospital San Agustín.

El efectivo de Bomberos de Asturias, pese a las magulladuras recibidas, no precisó traslado sanitario y regresó al parque, con el resto de compañeros, tras concluir la intervención, según han informado desde el SEPA a través de una nota de prensa.

El Centro de Coordinación de Emergencias recibió el aviso a las 9.49 horas. En la llamada se indicó que había dos personas caídas en el agua, en el espigón de San Juan de Nieva, y una de ellas había logrado salir por sus medios, pero no veían a la otra.

De inmediato se movilizó al Jefe de Bomberos de la Zona Centro Este, a cinco efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), con base en el parque de Avilés, y al Grupo de Rescate de Bomberos del SEPA, a bordo del helicóptero medicalizado.

Los efectivos de Bomberos de Avilés, junto con la Policía Local, fueron los primeros en llegar a la zona. El hombre que había caído con la mujer al espigón los acompañaba para indicar el punto donde había sucedido, cuando un golpe de mar arrastró a los tres hombres a los bloques del muro.

El efectivo de Bomberos de Asturias pudo salir por sus medios, mientras que, al policía y al particular los sacó del lugar el Grupo de Rescate a bordo del helicóptero medicalizado.

A continuación, los integrantes del equipo de rescate localizaron el cuerpo de la mujer accidentada y lo sacaron del agua, trasladándola a tierra.

Aquí, el médico-rescatador del grupo, junto al equipo médico de la UVI Móvil activada por el SAMU, le practicaron a la accidentada maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), durante una hora. Finalmente, nada se pudo hacer para salvar su vida.