Atentado suicida en Kabul deja al menos 15 muertos

Un atacante suicida se inmola cerca de una multitud de policías y manifestantes en Kabul, capital de Afganistán, dejando al menos 15 muertos y otros 25 heridos, según ha confirmado el Ministerio afgano del Interior.

“Un atacante suicida se detonó a sí mismo (…) cerca de varios policías que trataban de proporcionar seguridad a una protesta en curso”, ha indicado el vocero adjunto del Ministerio afgano del Interior, Nasrat Rahimi.

Si bien, las fuentes de la Policía han remarcado que su personal de seguridad intentaba evitar una “posible protesta” durante una operación contra drogas ilegales y la venta de alcohol cuando el atacante se detonó en un área de Kabul no lejos de la embajada de Estados Unidos.

Hasta el momento ningún grupo se ha atribuido la autoría del ataque, ocurrido pocos días después de que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) asumiera la responsabilidad de los mortíferos ataques contra un centro cultural chií, también en Kabul, lo cual dejó un saldo de al menos 40 muertos y 53 heridos.

Un atacante suicida se detonó a sí mismo (…) cerca de varios policías que trataban de proporcionar seguridad a una protesta en curso”, ha indicado el vocero adjunto del Ministerio afgano del Interior, Nasrat Rahimi.

 

Los múltiples ataques terroristas en Afganistán muestran que en el país asiático todavía reina la inseguridad pese a más de una década de la presencia militar de Estados Unidos con el pretexto de luchar contra el terrorismo.

Incluso, mientras el Gobierno local lucha contra la droga, acusan a EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de ayudar al cultivo de estupefacientes en Afganistán.

Además, hay acusaciones contra Washington por propiciar la expansión de Daesh en Afganistán, apoyando su afianzamiento tras ser derrotado en Irak y Siria, todo lo cual revela que Washington tenía otros objetivos con su invasión en el año 2001.