Italia y Grecia registran el menor número de llegadas de inmigrantes en cuatro años

España y Chipre ven triplicarse el número de inmigrantes y refugiados que arriban a sus costas

Italia y Grecia han registrado durante 2017 el nivel más bajo de llegadas de inmigrantes a su territorio en los últimos cuatro años, según ha informado este viernes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que realiza un seguimiento de las travesías en el Mediterráneo hacia Europa desde 2014.

En total, 171.635 migrantes y refugiados llegaron a las costas europeas durante 2017, cerca del 70 por ciento de los cuales lo hicieron a Italia, mientras que el resto arribaron a Grecia, Chipre y España. En 2016, hubo un total de 363.504 llegadas, una cifra récord.

A Italia llegaron el año pasado un total de 119.310 migrantes y refugiados, su cifra más baja en los últimos cuatro años: 170.100 (2014), 153.842 (2015) y 181.436 (2016). También el dato de Grecia, 29.595 es el más bajo en cuatro años.

 

El Proyecto Missing Migrants (inmigrantes desaparecidos) de la OIM ha contabilizado la muerte de al menos 3.116 migrantes y refugiados en el último año, entre los que no estarían incluidos dos muertes registradas a finales de diciembre

 

En el caso de este país, la firma del acuerdo migratorio entre la UE y Turquía en 2016 ha sido clave para reducir las llegadas. Así, en 2016 hubo 173.614 llegadas y en 2015, un récord de 853.650. En 2014, antes de que comenzara la crisis migratoria, hubo 34.442 llegadas.

Por contra, en España y Chipre se han triplicado las llegadas en el último año. Así, la OIM ha contabilizado 21.663 llegadas de inmigrantes a España en 2017, frente a las 8.162 del año anterior, mientras que en el caso de Chipre han ascendido a 1.067, frente a las 345 de 2016.

Por otra parte, el Proyecto Missing Migrants (inmigrantes desaparecidos) de la OIM ha contabilizado la muerte de al menos 3.116 migrantes y refugiados en el último año, entre los que no estarían incluidos dos muertes registradas a finales de diciembre. La cifra es inferior a los 5.143 fallecidos que hubo en 2016