Estados Unidos veta dar marcha atrás sobre Jerusalén

Estados Unidos ha utilizado su derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para impedir que el organismo aprobara una propuesta de resolución que insta a Washington a dar marcha atrás a la decisión anunciada por el presidente Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel, un gesto que evidencia el aislamiento de Estados Unidos en esta cuestión.

Los otros catorce miembros del Consejo de Seguridad, incluidos los otros cuatro con derecho de veto, votaron a favor de la propuesta presentada por Egipto. El texto afirma, además, que cualquier decisión que pretenda alterar el carácter estatus o composición demográfica de la ciudad santa, no tiene efectos legales y tiene que ser rescindida conforme a las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad.

Por su parte, el primer ministro de Israel ha dado las gracias a Trump y a la embajadora del país norteamericano ante Naciones Unidas, Nikki Haley, por el veto presentado.

La autoridad palestina ha condenado el veto de Estados Unidos y ha anunciado que promoverá una reunión de emergencia de la Asamblea General.