Corea del Sur advierte del peligro del misil norcoreano

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur ha alertado este jueves de que el misil balístico intercontinental utilizado por Corea del Norte en su último lanzamiento es un Hwasong-15 desarrollado de forma completamente nueva, el cual podría atravesar más de 13.000 kilómetros y llegar a territorio continental estadounidense.

Asimismo, el ministerio ha señalado que el misil, que parece más potente aún que sus predecesores, poseería una cabeza nuclear diferente, lo que convertiría en un modelo más avanzado y no en una mera versión del Hwasong-14.

“Estamos estudiando el nuevo Hwasong-15 en una cinta”, ha aseverado el portavoz del Ejército surcoreano Roh Jae Cheon en relación con una serie de imágenes del artefacto obtenidas por las fuerzas de seguridad el país.

Roh ha asegurado que “existen claras diferencias en la forma de la cabeza nuclear del Hwasong-15, la parte que conecta dos de sus extremos, así como su tamaño, según ha recogido la agencia de noticias Yonhap.

“De hecho, la parte frontal del Hwasong-15 es redonda y ligeramente despuntada, mientras que la del Hwasong-14 es afilada, según varias imágenes publicadas por el periódico norcoreano ‘Rodong Sinmun'”, ha explicado.

Corea del Norte, que no había llevado a cabo ningún ensayo balístico desde el 15 de septiembre, ha lanzado este miércoles un misil balístico intercontinental Hwasong-15. El misil habría despegado de la provincia de Pyongang del Sur para caer en aguas de la zona económica exclusiva de Japón unos 50 minutos después.

Las autoridades norcoreanas han advertido de que el ensayo balístico ha permitido comprobar que el proyectil podría haber alcanzado cualquier parte del territorio estadounidense. El Ejército surcoreano ha manifestado que éste habría alcanzado una altitud de unos 4.500 kilómetros y habría recorrido unos 950 kilómetros.

 

Misl lanzado con éxito

 

El Ministerio de Defensa surcoreano ha destacado que “el lanzamiento habría sido realizado con éxito”, lo que significaría que éste podría impactar contra territorio estadounidense si así lo quisieran las autoridades norcoreanas.

“En caso de que se lanzase con un ángulo normal, sería capaz de volar más de 13.000 kilómetros, por lo que podría impactar en Washington”, ha afirmado el organismo en un comunicado.

No obstante, las autoridades de Corea del Sur han hecho hincapié en la importancia de verificar la reentrada en la atmósfera del misil y su precisión final, así como las condiciones en las que se encuentra su cabeza nuclear, antes de realizar conclusiones definitivas.