Taxistas de toda España protestan en Madrid contra Uber y Cabify

Los taxistas de toda España están llamados a secundar este miércoles un paro de 24 horas en todo el país en protesta por la ‘uberización’ que, según denuncian, está experimentando el transporte público urbano, en referencia al aumento de empresas de vehículos de alquiler con conductor (VTC), las firmas como Uber y Cabify, y la competencia desleal que, según aseguran, practican dichas compañías.

El paro arrancará a las 6.00 horas de este miércoles y se extenderá hasta la misma hora de mañana y está convocado por las principales asociaciones del sector (Fedetaxi, Antaxi, Élite y las plataformas TNT y Caracol).

Estas mismas patronales han programado además una manifestación en Madrid, que comenzará a las 11.00 horas en las inmediaciones de la estación de Atocha y discurrirá hasta las puertas del Congreso de los Diputados.

El paro y la manifestación suponen reavivar el conflicto abierto desde hace meses entre el gremio del taxi y las empresas como Uber y Cabify, toda vez que los tribunales han comenzado a conceder las alrededor del 10.000 licencias de VTC que se espera se concedan por vía judicial como consecuencia de un vacío legal abierto en el sector hace unos años.

Asimismo, las movilizaciones suceden a las ya registradas en la primera mitad del año y tienen lugar en tanto el Ministerio de Fomento ultima aprobar por Real Decreto un conjunto de medidas para ordenar ambos sectores y que “convivan en armonía”.

Por el momento, los taxistas advierten de más movilizaciones en caso de que el tras el paro de este miércoles no observen “voluntad política” para solventar el problema.

Ante el paro de mañana, las patronales de taxistas habilitarán lo que denominan “servicios mínimos sociales”, taxis con unos distintivos que se centrarán en atender a colectivos como mayores y discapacitados, a los que realizarán carreras gratuitas.

REIVINDICACIONES.

Con las movilizaciones, el gremio denuncia la “inundación” de vehículos de VTC en las ciudades, y el “intrusismo y la competencia desleal” que suponen para el taxi, además de la “precarización” del sector.

En los próximos meses se calcula que los tribunales den ‘luz verde’ a unas 10.000 nuevas licencias de estos tipos de vehículos por el vacío legal registrado entre 2013 y 2015.

En 2013 el actual Gobierno del PP pretendió acabar con la liberalización abierta en el gremio por el precedente Gobierno socialista en 2009. No obstante, el Real Decreto que desarrolló la modificación realizada a la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) y que fijó la proporción de una licencia de VTC por cada treinta de taxis no se aprobó hasta 2015.

Así, las 80 primeras licencias de vehículo de alquiler con conductor ratificadas recientemente por el Tribunal Supremo son autorizaciones pedidas y denegadas por la Comunidad de Madrid en 2014.

Esta avalancha de nuevas licencias sobrepasará con creces el ratio de una VTC por cada treinta taxis que, de hecho, ya se supera. En concreto, las 10.000 licencias que se esperan por vía judicial triplicarán las alrededor de 6.000 que el sector tiene actualmente y que ya de por sí triplican a las 2.200 que tendría que tener en virtud del ratio que fija la ley.

Ante este hecho, el taxi considera insuficientes las medidas que ultima Fomento, por considerar que son de “difícil control”. “Tienen que ir más allá ante el continuo incumplimiento de la ley”, indicó el presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, la pasada semana tras una reunión con el Ministerio.

Entre las medidas que prepara el Departamento que dirige Íñigo de la Serna figura la prohibición de vender licencias VTC en los dos años siguientes a su concesión, articular un registro público de los servicios que contraten estas empresas y habilitar, en colaboración con el Ministerio del Interior, una matrícula distintiva de color azul para taxis y empresas como Uber.

De su lado, estas compañías aseguran atenerse a la legalidad vigente que, en su opinión, no supone que tenga que cumplirse estrictamente la proporción que marca la ley, que consideran es sólo un criterio. La patronal de estas firmas, Unauto, defiende asimismo que prestan servicios contratados previamente “de forma presencial, telefónica o telemática” y que son “los primeros” en asegurar que eso sea así.

Las dos formas de transporte coinciden no obstante en rechazar cualquier actuación violenta en contra del otro sector.