Estados Unidos y la OTAN piden ‘no bajar la guardia’ contra Daesh

El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, han reclamado no bajar la guardia contra Estado Islámico, pese a los avances en Irak y Siria para arrebatarle territorios bajo su control, dejando claro que sigue representando una amenaza para la región y Occidente.

Mattis ha defendido el progreso “evidente” contra el Estado Islámico tras recordar que las ciudades iraquíes de “Mosul, Al Tafar y Hawija han sido liberadas” y que se progresa “rápidamente” para liberar “las últimas bolsas del territorio controlado por Estado Islámico en la provincia de Al Anbar” y ha asegurado que tras la liberación de su bastión en Siria, Raqqa, “el liderazgo del Estado Islámico se ha derrumbado y muchos combatientes se entregaron”.

“A pesar de estos éxitos nuestra lucha no ha concluido. Incluso sin un Califato físico, el Estado Islámico sigue siendo una amenaza para la estabilidad en las zonas recientemente liberadas, así como en nuestros países”, ha avisado el jefe del Pentágono durante la reunión de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos contra el grupo terrorista en Siria e Irak, que se ha reunido este jueves en la OTAN para discutir los próximos pasos para estabilizar los territorios liberados.

“Nuestro trabajo no ha terminado. Mientras el Estado Islámico pierde territorio (en Irak y Siria) puede buscar su relevancia aumentando los ataques terroristas en la región y más allá, incluido aquí en Europa”, ha avisado el secretario general de la OTAN.

El jefe del Pentágono ha puesto en valor también el esfuerzo para estabilizar el territorio liberado en Irak y ha insistido en no olvidar “el plano humanitario” del desafío.

 

El secretario general aliado ha defendido que hay “un fuerte apoyo para aumentar la presencia de la OTAN en Irak” a petición de las autoridades iraquíes para “garantizar que los avances y logros” contra el Estado Islámico sobre el terreno son “duraderos”

 

El secretario general aliado ha defendido que hay “un fuerte apoyo para aumentar la presencia de la OTAN en Irak” a petición de las autoridades iraquíes para “garantizar que los avances y logros” contra el Estado Islámico sobre el terreno son “duraderos” tras recordar que los aliados ya están instruyendo a las fuerzas iraquíes en áreas como la lucha contra los artefactos explosivos improvisados y para ayudarles a modernizar sus instituciones de seguridad y defensa.

Mattis ha dejado claro que el combate contra el Daesh, Estado Islámico, “será una lucha a largo plazo”, que requerirá que los países sigan aportando recursos militares, económicos, diplomáticos, inteligencia y la cooperación de las autoridades judiciales y policiales y ha insistido en la necesidad de seguir “centrados” y no permitir que “tengan éxito” grupos terroristas como el Estado Islámico “que buscan sembrar la muerte y el caos”.

“Tenemos que permanecer vigilantes, implicados y trabajar juntos para responder a los nuevos desafíos”, ha remachado Stoltenberg pese a que la coalición internacional está en un momento “decisivo” cuando “la campaña militar está cerca de concluir”.

También ha insistido en el nivel de cooperación “sin precedentes” entre las fuerzas iraquíes, suníes y chiíes, y kurdas en Irak contra el Estado Islámico y ha celebrado que se está en “la buena dirección para resolver” las “tensiones” creadas por el referéndum de independencia en el Kurdistán iraquí “constitucionalmente”, gracias “en gran parte a la paciencia” del primer ministro iraquí.