Las matanzas por arma de fuego continúan en EEUU #En60”

Las matanzas por arma de fuego continúan en Estados Unidos. La última ha dejado al menos 26 muertos y 20 heridos en una pequeña localidad rural de Texas.

Un hombre armado, identificado como Devin Kelley, de 26 años, abrió fuego en una parroquia baptista de Texas, con un único objetivo: matar. Poco después del tiroteo, fue encontrado muerto en una carretera cercana. Kelley había servido en las Fuerzas Armadas de 2009 a 2013, hasta que fue condenado a 12 meses de confinamiento por violencia contra su esposa e hijo. En la actualidad se ofrecía como profesor para niños en centros evangelistas. Las autoridades han afirmado que el uso de ese tipo de rifle, la vestimenta utilizada y el lugar elegido, indican que buscaba una matanza masiva. La masacre de Texas es la quinta con más muertos por arma de fuego en la historia de Estados Unidos.

Una vez más la posesión de armas vuelve a ser tema de debate en un país en el que mueren cerca de 34.000 personas por las balas cada año.