27 años de prisión para el descuartizador de Majadahonda #En60”

27 años, tres meses y un día de prisión, ha sido la condena interpuesta a Bruno Hernández Vega, conocido como el descuartizador de Majadahonda.

El jurado popular votó por unanimidad su culpabilidad. El fallo considera probado que Fernández Vega mató a su tía y a una inquilina de su chalé, trituró los cuerpos con una picadora industrial de carne y los escondió en un lugar aún desconocido para los investigadores. El condenado intentó ocultar la muerte de la inquilina dejando una carta mecanografiada en la hamburguesería en la que trabajaba, donde explicaba que dejaba el empleo. La sentencia concluye que “el hecho de que padezca una enfermedad como la esquizofrenia paranoide, no significa que el acusado tenga anuladas sus facultades mentales, pues no se ha establecido una relación entre el delirio y los hechos cometidos”.

Además de por homicidio, el descuartizador de Majadahonda también ha sido condenado por estafa, falsedad documental y tenencia ilícita de armas.