Al menos tres personas han muerto por la oleada de incendios en Galicia

Una persona de edad avanzada, vecino de la parroquia de Abelenda, en el municipio de Carballeda de Avia (Ourense), se ha convertido en la tercera víctima mortal a causa de la ola de incendios que afecta a Galicia.

Según han confirmado fuentes de la Consellería do Medio Rural, el cadáver de este tercer fallecido fue hallado en un galpón ubicado detrás de su casa.
La hipótesis barajada es que el señor quiso ir a apagar por su cuenta y riesgo las llamas que cercaban su vivienda, pero se cayó y no fue capaz de levantarse, hasta que fue alcanzado por las llamas.

En esta misma localidad, dos personas permanecen desaparecidas, como ha indicado el alcalde de la localidad, Luis Milia, en declaraciones a la Radio Galega. El municipio de Carballeda de Avia ha sido uno de los afectados por los 125 incendios activos en Galicia, según ha cifrado la conselleira do Medio Rural, Ánxeles Vázquez.

Las primeras víctimas mortales de los incendios han sido dos mujeres que quedaron atrapadas por el fuego en la parroquia de Chandebrito, en Nigrán (Pontevedra).

Según han confirmado fuentes municipales, la hipótesis que barajan es que las dos personas viajaban en una furgoneta cuando se vieron atrapadas por las llamas de uno de los incendios declarados en la localidad del Val Miñor.

 

La Xunta de Galicia ha emitido recomendaciones contra el fuego

 

La Xunta de Galicia ha emitido a través de las redes sociales una serie de recomendaciones a la población para evitar riesgos en la ola de incendios que asola la Comunidad gallega en la madrugada de este domingo.

Entre ellas, se incluye mantener la distancia de seguridad con el fuego, despejar el paso de los vehículos de extinción y cortar el suministro eléctrico de sus hogares en el caso de que las llamas se acerquen a la vivienda.

Asimismo, recuerdan que el fuego puede cambiar de dirección en cualquier momento a causa del viento y que, en caso de huída, lo hagan por las zonas de menos vegetación.

En situaciones de cercanía de las llamas a un hogar, recomiendan cerrar puertas y ventanas para evitar que el fuego entre en el edificio y, asimismo, colocar en ellas paños húmedos.