Un millón de personas en Barcelona contra la independencia unilateral

El escritor y Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha asegurado este domingo en Barcelona que la democracia española “está aquí para quedarse, y ninguna conjura independentista la destruirá”.

Lo ha dicho durante su discurso al acabar la manifestación en contra de la independencia de Cataluña convocada por Societat Civil Catalana (SCC) en Barcelona bajo el lema ‘Recuperem el seny’.

Mario Vargas Llosa ha advertido de que el nacionalismo “ha llenado la historia de Europa, del mundo y de España de guerra, sangre y cadáveres”.

LIBERTAD Y LEGALIDAD

“España es una realidad de libertad y de legalidad. Esto el independentismo no lo va a destruir”, ha defendido desde la avenida Marquès de l’Argentera de Barcelona, la capital catalana, donde ha culminado la marcha que había comenzado a las 12.00 en la plaza Urquinaona.

Ha apelado a los catalanes “que creen en la democracia, en la libertad, en el Estado de derecho y en la Constitución” y ha celebrado que hayan acudido a la marcha miles de ciudadanos de otras partes de España, porque es la demostración de una realidad que el independentismo no destruirá, ha dicho.

“NO ESTÁN SOLOS”

“Yo vengo de Perú a decirle a los amigos catalanes que no están solos, que vamos a estar con ellos”, ha proclamado, y ha advertido de la fuga de bancos y de empresas que se está produciendo tras el referéndum del 1-O.

Ha defendido a España como un país moderno frente a la Cataluña que puede convertirse en “tercermundista” si se independiza, y ha pedido hacer de este territorio de nuevo la capital española de la cultura y el progreso económico.

Lo ha proclamado al evocar los años que vivió en Barcelona, los últimos del franquismo, durante los cuales asegura que la capital catalana aprovechaba cualquier “resquicio” de libertad para ser activa, a la vez que era pionera en España al proyectarse internacionalmente.

La plataforma Societat Civil Catalana (SCC) ha cifrado en más de un millón las personas que se han manifestado esta mañana en Barcelona a favor de la unidad de España y en contra de la independencia de Cataluña

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona ha cifrado en 350.000 personas los asistentes a la manifestación de SCC, han informado a Europa Press fuentes municipales.

El vicepresidente de Societat Civil Catalana (SCC) Àlex Ramos, había cifrado al final del recorrido, desde el escenario, la asistencia en más de 930.000 personas, pero después ha dicho que la cifra definitiva que calculan ha acabado superando el millón.

La marcha, bajo el lema ‘Recuperem el seny’, ha comenzado puntual a las 12.00 en la plaza Urquinaona y ha discurrido por la Via Laietana hacia la avenida Marquès de l’Argentera, ante las puertas del Parc de la Ciutadella, donde miles de personas se han concentrado con banderas españolas y carteles a favor de la unidad de España.

Durante la manifestación, miles de personas llegadas de toda España y líderes políticos del PP, Cs y el PSC han caminado y han proferido proclamas en contra del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a favor de una España unida.

Entre las figuras destacadas de la marcha, se ha podido ver la ministra de Sanidad, la catalana Dolors Montserrat; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, y el presidente de la Cámara de España, Josep Lluís Bonet.

También han participado miembros del PP en toda España como el andaluz Javier Arenas y el castellanoleonés Pablo Casado, los líderes de Cs a nivel estatal, Albert Rivera, y en Cataluña, Inés Arrimadas, y dirigentes del PSC como Salvador Illa y el secretario segundo de la Mesa del Parlament, David Pérez.

DISCURSO DE BORRELL

 

Por su parte, el expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell ha criticado a las empresas que anuncian su cambio de domicilio social fuera de Cataluña ahora que temen una declaración de independencia: “¿No lo podíais haber dicho antes?”.

“Todo lo que dijísteis en privado ¿por qué no lo decíais en público?”, les ha preguntado durante su discurso.

Para el también exministro socialista, “si lo hubiesen dicho, quizá no estaría pasando” lo que está pasando ahora en Cataluña, y ha constatado que los empresarios en general sólo han opinado abiertamente en privado durante el proceso soberanista.