El secretario de Sanidad de Estados Unidos dimite por corrupción

El secretario de Sanidad de Estados Unidos, Tom Price, ha presentado su dimisión después de verse salpicado por un escándalo sobre el supuesto uso irregular de vuelos chárter y aviones militares para viajes oficiales e incluso personales, lo que habría costado a las arcas públicas más de 1 millón de dólares.

El presidente norteamericano, Donald Trump, había reconocido momentos antes del anuncio oficial de la dimisión que no estaba “contento” con las informaciones que se venían divulgando sobre Price desde la semana pasada. En este sentido, admitió que no le gustaba la “óptica” de un alto cargo del Gobierno derrochando dinero.

La Casa Blanca finalmente ha confirmado en un comunicado que Price ha dimitido y Trump “ha aceptado” su salida, que se hará efectiva la medianoche del viernes al sábado. El presidente ha situado provisionalmente al frente del Departamento de Sanidad a Don J. Wright, actual ‘número dos’ y director de la Oficina para la Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud.

 

El secretario de Sanidad saliente argumentó en un comunicado que sus viajes habían recibido la autorización oportuna

 

Price se comprometió el jueves a dejar de utilizar aeronaves privadas y a devolver al Tesoro unos 52.000 dólares relativos a costes de viajes, pero sus compromisos parecen no haber sido suficientes para frenar una salida que cada vez más voces reclamaban en Washington. Es el primer secretario que dimite en el gabinete de Trump.

Una información del portal de noticias Politico fija en más de 400.000 dólares el dinero que Price se habría gastado en al menos 26 vuelos chárter desde mayo, si bien también se alude a que la Casa Blanca podría haber aprobado viajes en aeronaves militares a África, Europa y Asia valorados en más de medio millón de dólares.

El secretario de Sanidad saliente argumentó en un comunicado que sus viajes habían recibido la autorización oportuna de la Administración, si bien ha pedido perdón por no tener en cuenta los costes asociados y la repercusión que estos tendrían para el contribuyente.