¿Otorgamos al agua la importancia que merece?

La calidad del agua es una de las mayores preocupaciones que tiene el ser humano a nivel mundial y es que menos del 1% de todo el agua que hay en la tierra es adecuada para los seres humanos. Una preocupación mayor, si cabe, en los países subdesarrollados, donde está en su mayoría contaminada. La forma más rápida de detectar la calidad del agua es la propia observación, a través del olfato y tacto. Con el incremento de la población y el surgimiento de la actividad industrial la polución de ríos, lagos y aguas subterráneas aumenta constantemente.

La Fundación Cajasol ha puesto en marcha un proyecto para escolares, en el que participan tanto Vodafone como Naturalia XXI, que tiene como objetivo concienciarnos sobre la importancia que tienen las cuencas hidrográficas, especialmente en la fase en la que interviene la mano del hombre: cuando se devuelve el agua a la Naturaleza y, concretamente, al río. También pretende reforzar las acciones que sobre el uso y ahorro de agua, llevan a cabo otras instituciones públicas y privadas.

Un grupo de voluntarios de Cajasol participa en los talleres dando apoyo al técnico que los imparte. Ayudando con las explicaciones, mediciones y posterior transmisión de datos que hacen los escolares.

 

Cajasol pone en marcha: “Nuestra agua, nuestro futuro”

 

En este proyecto, que une educación ambiental con las nuevas tecnologías y que recibe el nombre de “Nuestra agua, nuestro futuro”, las mediciones se realizan en dos puntos del río Guadalquivir y, posteriormente, son transmitidas por tablets a una base de datos en Internet. La información obtenida se publica en la web: www.aguayfuturo.org.

Para esta nueva edición del 2017/2018, la Fundación Cajasol quiere mantener los mismos estándares y objetivos que en las ediciones anteriores, actualizando la gymkana ambiental y proponiendo nuevas zonas para el desarrollo de la actividad.