Suspendido durante veinte días el paso de mercancías por Ceuta

Las autoridades españolas y marroquíes han suspendido el trasiego de mercancías entre Ceuta y el Reino alauita a pie o en vehículos a través de la frontera del Tarajal desde este miércoles y hasta el 18 de septiembre, cuando volverá a consentirse, debido a la celebración, el este viernes, de la Pascua musulmana del Sacrificio, la fiesta grande del calendario islámico, que tampoco es laborable en la ciudad autónoma desde 2010.

 

Suspendido el paso durante las festividades más señaladas

 

Con esta medida se pretende descongestionar el paso, por el que cada día entran en Ceuta miles de ciudadanos marroquíes a pie o en automóviles para adquirir todo tipo de mercancías que posteriormente llevan al país vecino pese a la inexistencia de aduana comercial en la frontera del Tarajal.

España y Marruecos adoptan esta medida de forma sistemática desde hace meses coincidiendo con las festividades más señaladas en ambos países. Así se ha hecho este año en Navidad, en Semana Santa y durante las fiestas patronales de la ciudad autónoma. También con motivo de la finalización del mes de ayuno de Ramadán.

 

Beneficio económico

 

El trasiego de bultos, que según distintos estudio mueve al menos 400 millones de euros al año en la ciudad, también se interrumpió este mes de agosto para dedicar todos los efectivos policiales disponibles a la contención de los intentos de salto en grupo del perímetro fronterizo que durante dos semanas protagonizaron grupos de hasta mil migrantes indocumentados de origen subsahariano.

Desde Ceuta llegan a todo Marruecos multitud de productos a través del denominado ‘comercio atípico’, que se aprovecha de la ausencia de controles aduaneros formales en la frontera marroquí y de que en la localidad española norteafricana no se aplica el IVA sino otro impuesto indirecto, el IPSI, con tipos reducidos de un máximo del 10%.