Las consecuencias del incendio que sufre La Cabrera

Los últimos de La Cabrera sufren las consecuencias del peor incendio de 2017 en España, que tras una semana en llamas ha destruido casi 10.000 hectáreas.

Los alcaldes de los ayuntamientos de La Cabrera ya han decidido impulsar los trámites para que el Gobierno central les conceda la declaración de zona catastrófica, un triste reconocimiento que les permitirá acceder a subvenciones para intentar reactivar la comarca tras la catástrofe.

Las llamas han acabado con los pastos y también con la fauna. La zona afectada por las llamas es un territorio de 55 kilómetros de perímetro que antes habitaban corzos, zorros, lobos y jabalíes.

Estos pueblos se abastecen sobre todo de ríos y manantiales y el mar de cenizas que arrastrarán las lluvias que vengan contaminará los caudales y acuíferos.

Los veraneantes en La Cabrera que han vivido el horror del incendio asediando las casas abandonarán la zona en unos días.

Tras casi una semana de lucha contra el fuego, en la comarca se han extendido las muestras de agradecimiento a los trabajadores de los servicios contraincendios pero también las críticas a los máximos responsables del operativo. El próximo sábado por la tarde los vecinos de La Cabrera se concentrarán en Encinedo bajo el lema Por la vida en nuestros pueblos. Fuegos provocados, nunca más.