Oxfam alerta sobre miles de desaparecidos por acciones de Boko Haram

Desde que el grupo islamista Boko Haram inició su insurgencia en 2009, primero en Nigeria y luego también en Chad, Níger y Camerún, han sido miles las personas desaparecidas. La atención mundial se ha centrado en el caso de las más de 200 niñas secuestradas en Chibok en abril de 2014, pero lo cierto es que además de otras miles de mujeres y menores, miles de chicos y hombres también han desaparecido en este periodo, según denuncia Oxfam.

Esta “otra tragedia”, “la desaparición, la detención y el asesinato de hombres y chicos jóvenes”, ha pasado en gran medida desapercibida tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales, ha lamentado Nafkote Dabi, responsable de Advocacy de Oxfam para el Lago Chad, en declaraciones efectuadas a la Europa Press.

Según ha explicado, aquellos hombres y adolescentes en edad de combatir y que sobreviven a los ataques de Boko Haram han sido “capturados y llevados a bases del grupo armado para ser entrenados como combatientes o servir como milicianos” sin que “nunca más se haya vuelto a saber de ellos”.

Según un informe de Amnistía Internacional publicado en abril con motivo del tercer aniversario del secuestro de las niñas de Chibok –alrededor de la mitad de las cuales han sido liberadas en dos tandas en octubre de 2016 y mayo pasado–, ha habido al menos otros 41 casos de secuestros masivos obra de Boko Haram desde principios de 2014. Por su parte, en un reciente artículo, el ‘New York Times’ cifró en unos 10.000 los chicos secuestrados en los últimos ocho años.

El conflicto desatado por Boko Haram en la cuenca del lago Chad ha dejado hasta la fecha unos 50.000 muertos, según estimaciones del ‘think tank’ Council on Foreign Relations, así como 2,3 millones de desplazados internos, de los que 1,6 millones se encuentran en Nigeria, de acuerdo con los últimos datos de la ONU.

MÁS MUJERES DESPLAZADAS

En los campos de desplazados en el noroeste de Nigeria, epicentro de la insurgencia, la mayoría de quienes viven en ellos son mujeres. Las investigaciones que Oxfam ha realizado sobre la crisis en la zona han puesto de manifiesto, además de unos alarmantes niveles de violencia contra las mujeres, el hecho de que muchos hombres son secuestrados, detenidos o asesinados, lo cual, según Dabi, “explica la enorme disparidad entre el número de mujeres y de hombres en los numerosos campos para personas desplazadas”.

En una encuesta sobre protección que Oxfam llevó a cabo en las comunidades afectadas por la violencia en 2016, se detectó que Boko Haram ha asesinado a un 41 por ciento más de hombres y chicos que de mujeres y chicas, una cifra que es aún mayor entre los adultos, alcanzando el 77 por ciento.

“Boko Haram atacó mi pueblo. Quemaron la casa de mi vecino y luego vinieron a la nuestra. Me dijeron que saliera de la casa con mis hijos y la quemaron con mi marido dentro. Se llevaron a las mujeres y a los niños y niñas, y mataron a todos los hombres”, ha contado a Oxfam Bana, quien a sus 35 años y con cuatro hijos a su cargo reside actualmente en una comunidad de acogida en Maiduguri, la capital del estado de Borno y ciudad que vio nacer a Boko Haram.

“TANTO BOKO HARAM COMO EL EJÉRCITO HAN MATADO A HOMBRES”

Oxfam, niñas, Chibok,Chad, Níger,Camerún,Boko Haram, Amnistía Internacional, mujeres, hombres,

Hadiza, de 40 años y que vive en un campo informal de desplazados a las afueras de Maiduguri también ha sufrido los estragos de la violencia. “Boko Haram mató a cuatro de mis primos. Después el Ejército detuvo a mi marido y a otros siete hombres de mi familia. Mi marido no sobrevivió. Tanto Boko Haram como el Ejército han matado a tantos hombres…”, ha lamentado.

“Los hombres de Boko Haram llegaron por la noche, empezaron a gritar y quemaron las casas. Mataron a algunos hombres. A otros se los llevaron”, ha contado por su parte Fatima, de 18 años y también desplazada. “Después vino el Ejército y se llevó al resto de hombres. Ni siquiera hicieron preguntas. Los acusaron de pertenecer a Boko Haram. No he vuelto a saber nada de ellos”, ha precisado.

Los testimonios de estas mujeres ponen de manifiesto que desgraciadamente, según Nafkote Dabi, “esta tragedia no se limita a las acciones de Boko Haram sino que las muertes y desapariciones continúan bajo la denominada ‘protección contra la violencia’ que ofrecen las fuerzas de seguridad nigerianas”.

La responsable de Oxfam ha denunciado que “en el marco de la lucha contra Boko Haram, los hombres y los chicos son blanco directo del Ejército, que lleva a cabo arrestos arbitrarios, detenciones ilegales e incluso asesinatos con el pretexto de garantizar la seguridad”.

DETENCIONES ARBITRARIAS POR EL EJÉRCITO

Oxfam,niñas, Chibok,Chad, Níger,Camerún,Boko Haram, Amnistía Internacional, mujeres, hombres,

 

Según datos de Amnistía Internacional, desde 2009 las fuerzas militares nigerianas han arrestado de forma arbitraria a más de 20.000 personas, la mayoría de ellas hombres y chicos jóvenes, sin tener motivos de sospecha y sin efectuar una investigación adecuada. La mayoría de ellos no pudo ponerse en contacto con su familia o con un abogado y sufrió torturas durante su detención.

La organización de defensa de los Derechos Humanos ha denunciado igualmente que más de 7.000 hombres y chicos han muerto durante su arresto como consecuencia de “la sobrepoblación de los centros de detención, el hambre, la deshidratación y las enfermedades”, mientras que 1.200 hombres han perdido la vida en ejecuciones extrajudiciales.

Entre quienes no tienen noticias de su marido está Zahra, una mujer de 40 años que huyó de su casa después de que el Ejército asolara su pueblo. “El Ejército volvió y se llevó a todos los hombres y chicos entre los 15 y los 30 años”, ha contado a Oxfam. Según ha precisado, los llevaron a los barracones de Giwa, en Maiduguri. “Mi marido nunca volvió. No sé si los militares lo mataron, si murió durante el arresto o si sigue vivo”, ha lamentado.

RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO

Dabi ha recordado que “el Gobierno de Nigeria es responsable de garantizar la seguridad y protección de la población civil, tanto de los ataques de los grupos armados como de su propio Ejército”. La responsable de Oxfam ha defendido que el Ejército nigeriano debe adoptar “procesos de investigación que garanticen el respeto de los Derechos Humanos y ofrezcan protección a los hombres y chicos inocentes”.

“Las personas sospechosas de apoyar a Boko Haram deben ser retenidas en condiciones humanas y su proceso de investigación debe ser riguroso, seguido de un proceso judicial legal y transparente que fomente las rendiciones”, ha agregado, recalcando que “quienes han sido acusados erróneamente deben ser liberados”.

“Las trágicas historias de los hombres y chicos atrapados en el fuego cruzado entre Boko Haram y las fuerzas de seguridad han pasado desapercibidas y, sin embargo, esta crisis continúa afectando a miles de hombres y mujeres”, ha llamado la atención, incidiendo en que “a muchas personas solo les queda el recuerdo de sus seres queridos y muchas preguntas sin respuesta sobre su paradero”.

Por ello, ha sostenido que al igual que la opinión pública nigeriana y la comunidad internacional exigen conocer el paradero de las chicas secuestradas en Chibok que aún no han sido liberadas, “también deberíamos preguntarnos dónde están los padres, hijos, maridos y hermanos desaparecidos”.