Un donante de semen en Holanda, padre de 102 hijos

Un donante de semen holandés ha recorrido 11 centros de fertilidad en el país y ahora es el padre de 102 niños. Según la ley holandesa, los donantes solo pueden ofrecer 25 veces sus servicios en una misma clínica. Por cada donación, cada sujeto cobra 25 euros. El objetivo de esta ley es evitar los problemas de consanguinidad, aunque con un vacío legal, no existe ningún tipo de registro. Después de conocer esta noticia, el Ministerio de Sanidad, la NVOG y varias clínicas privadas han exigido la creación de un registro nacional para establecer un seguimiento.

Un mismo donante con 102 hijos 

El donante, que quiere conservar el anonimato, ha declarado a Algemeen Dagblad que lo hizo durante una década y que en las clínicas a las que acudía solo le preguntaban si había estado en otra anteriormente. “Sé que uno de los bancos de esperma utilizó el mío en 35 ocasiones, en lugar de las 25 permitidas” ha añadido. El caso ha llegado a los tribunales y un grupo de 25 supuestos hijos han conseguido recoger muestras de ADN de su presunto progenitor. Dieciocho jóvenes más sospechan que son hermanos porque sus madres han sido pacientes del médico Karbaat.

“Al no tener un registro nacional que recoja los datos de todos los donantes de esperma en Holanda, las clínicas de fertilidad no pueden comprobar si un hombre ha donado en otros centros ni las veces que lo haya hecho”, Jesper Smeenk, Sociedad Holandesa de Obstetricia y Ginecología (NVOG)