El auge del pago por móvil y del e-commerce

Según vaticinan muchos expertos y gurús, ya no queda tanto para que cuando salgamos a la calle solo sea necesario que llevemos encima, además de la ropa, nuestro teléfono móvil. En un futuro no muy lejanos éstos nos permitirán poder abrir la puerta de casa, de nuestros coches, conectar alarmas o incluso controlar todos los electrodomésticos y aparatos electrónicos de nuestros hogares, de manera inalámbrica, y cuando y donde queramos.

A la hora de “ir de compras”, hace relativamente poco tiempo muchas personas tenían miedo de introducir su número de tarjeta bancaria por internet a través de dispositivos móviles. Algunos de los principales motivos de esta situación era el pequeño tamaño de la pantalla y el teclado, y la falta de seguridad de la Red. Pero según estudios de GSMA, el e-commerce o comercio electrónico ha superado ya estas barreras y  ha aumentado en un 50% su tráfico, gracias a las mejoras de usabilidad y geolocalización de los servicios.  Las transacciones o compras pasarán de más de 300 millones de dólares en 2015 a más de 600 millones en 2019.

 

Más del 25% de los usuarios usa el pago por móvil

 

Más del 25% de los usuarios de smarphones en todo el planeta ya usa el pago por móvil, lo que confirma la penetración de esta modalidad y más de la mitad asegura que lo haría más si hubiera más promociones y descuentos. De manera diferente que en el mundo analógico que la mayoría de las compras las realizan las mujeres, el perfil del comprador por internet es el de un hombre de entre 25 y 34 años, y que sobre todo compra libros y música desde sus ordenadores de sobremesa a través de plataformas de pago seguro como Paypal.

En la actualidad, la forma de pago por móvil más extendidas es el pago por TPV, es decir, “terminal a punto de venta”, o lo que comúnmente conocemos como datáfono. Pero, ¿cómo funciona este proceso de compra? El móvil hace la función de la tarjeta bancaria, que mediante la TPV y una conexión “sin contacto” o contactless hace posible la conexión con el banco y el pago directo. Ya son muchos los expertos que piensan que en el 2020 la mitad de las compras se harán de esta forma. Con este método las operaciones, cuyo importe de compra sea inferior a 20 euros, se realizan simplemente pasando la pantalla del smartphone por el terminal, y con compras de más de dicha cantidad, solo será necesaria la marcación del número PIN, como con las tarjetas bancarias.

Muchas son las marcas, como Apple con PassbookGoogle con WalletMicrosoft con Microsoft WalletVisa con V.meMastercard con Pay Pass Wallet Services o Paypal, que se suman a la carrera por el pago con el móvil. Según estudios realizados por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, el e-commerce ha crecido en un 20% durante los últimos años, lo que ha facilitado el desarrollo de la implantación de los Wallet, es decir, de las herramientas que facilitan el acceso a toda la información relativa a sus tarjetas o a comprar en tiendas. Incluso existen bancos que permiten financiar las compras realizadas a través de este sistema en plazos de entre 3 y 6 meses.