La ONU acusa al Gobierno de Venezuela de haber hecho un “uso excesivo de la fuerza”

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, ha responsabilizado de las violaciones de Derechos Humanos que han tenido lugar en Venezuela en el marco de la actual crisis política, entre las que ha mencionado torturas, detenciones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza contra manifestantes, “a las más altas autoridades del Gobierno” de Nicolás Maduro.

“La responsabilidad de las violaciones de los Derechos Humanos que hemos registrado descansa en las más altas autoridades del Gobierno”, ha dicho Al Husein en un comunicado que anticipa los resultados de una investigación sobre la situación en Venezuela llevada a cabo por la ONU entre el 6 de junio y el 31 de julio en base a 135 entrevistas con víctimas, testigos, periodistas, médicos, abogados y la Fiscalía y a información enviada por el Defensor del Pueblo.

La ONU ha indicado que, de las 124 muertes que se habían registrado el 31 de julio durante las manifestaciones contra Maduro, las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46 y “los grupos armados pro gubernamentales conocidos como ‘colectivos’, de otras 27.

Además, ha denunciado que desde el 1 de abril, cuando comenzaron las protestas opositoras, 5.051 personas han sido detenidas de forma arbitraria, de las cuales “más de mil siguen detenidas”. En muchos casos, ha afirmado el Alto Comisionado, los funcionarios les habrían propinado tratos crueles que en algunos casos constituyen tortura.

Al Husein ha aprovechado para expresar su “profunda preocupación” por la decisión de la Asamblea Constituyente de cesar a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, y ha urgido a las autoridades a cumplir las medidas cautelares que ha ordenado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a favor de la ya ex jefa del Ministerio Público.

“Llamo a todas las partes a trabajar en una solución para las crecientes tensiones en el país, a renunciar al uso de la violencia y a dar pasos hacia un diálogo político significativo”, ha pedido Al Husein.