Desarticulada una banda criminal dedicada al tráfico de drogas

La Policía Nacional, junto con funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y agentes de la Guardia Civil, han desarticulado una banda criminal formada principalmente por ciudadanos chinos dedicada al cultivo y exportación de marihuana a gran escala a Reino Unido.

Treinta y una personas han sido detenidas. Un año de investigaciones ha hecho posible la detención de los traficantes, tras realizar 21 registros simultáneos en ocho provincias

Los registros se han realizados en las provincias de Vizcaya, Burgos, Valladolid, León, Zamora, Salamanca, Madrid y Guadalajara y han permitido la incautación de más de 22.000 plantas de marihuana, 45.000 euros y una pistola semiautomática y una maquina contadora de dinero.

 

Banda criminal

 

En el curso del operativo los agentes han detenido a 29 personas de distintas nacionalidades, incluyendo la detención en Sevilla de uno de los principales dirigentes de la investigación, por los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico y tenencia ilícita de armas.

En fases previas de la operación se intervinieron 6.500 plantas en dos viviendas y una nave industrial, y se incautaron 36.700 gramos de marihuana listos para el consumo, llevándose a cabo la detención de dos personas, según han informado este viernes fuentes policiales.

La organización tenía una gran movilidad y empleaba documentación denunciada previamente como sustraída para la adquisición de vehículos, contratos de alquiler y contratos de luz, lo que ha dificultado “de manera extrema” la identificación de los verdaderos responsables.

La organización, según fuentes policiales, planeaba ir sustituyendo a ciudadanos de nacionalidad china por vietnamitas para ejercer las actividades de este escalón más bajo de la organización. En el momento del operativo se procedió a la detención de dos ciudadanos de esta última nacionalidad, los primeros en ser contratados.

 

Novedades en la investigación

 

En esta operación ha quedado al descubierto la utilización de una “correduría de seguros”, regentada también por ciudadanos chinos, que daba cobertura a las pérdidas ocasionadas por las intervenciones policiales de los envíos a cambio de una remuneración pactada previamente.