Rajoy: “Jamás me he ocupado de asuntos económicos en el partido”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha negado ante la Audiencia Nacional conocer una caja B del PP y el cobro de sobresueldos en negro, al tiempo que ha recalcado en numerosas ocasiones que sus responsabilidades en el partido eran “políticas”, no contables. Según ha subrayado, no se ha ocupado “jamás” de los asuntos económicos de su formación.

Mariano Rajoy ha afirmado durante su declaración como testigo de la primera etapa de la trama Gürtel que “jamás conocí ninguna financiación ilegal”El jefe del Ejecutivo ha calificado de “absolutamente falso” que se cobraran sobresueldos en el Partido Popular y ha explicado que los cargos que tenían responsabilidades en la formación tenían un “complemento” que se declaraba a Hacienda.

A lo largo de su declaración, Rajoy ha repetido en varias ocasiones que su labor era política y que ni llevaba ni estaba al tanto de las cuentas de la formación, ni siquiera cuando dirigió campañas electorales del PP. “Mis responsabilidades son políticas, no de contabilidad”, ha enfatizado, para insistir después que “jamás” se había ocupado de asuntos económicos en el partido.

De hecho, a preguntas de los abogados Rajoy ha llegado a decir que “nunca” tuvo constancia de la labor desempeñada por el extesorero del PP Álvaro Lapuerta. Interrogado después si tuvo alguna queja de la labor de Bárcenas, Rajoy ha declarado: “Mientras fue tesorero, nunca”.

 

 

Su relación con Bárcenas

 

A las preguntas del abogado de la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), José Mariano Benítez de Lugo, relativas a la reunión que se produjo en 2010 para negociar el despido del extesorero del PP, Rajoy ha asegurado que recordaba “perfectamente” ese encuentro, al que asistieron con el extesorero Luis Bárcenas, su mujer Rosalía Iglesias y el exministro Javier Arenas.

Según ha dicho, le pareció un encuentro “razonable” porque Bárcenas había trabajado 30 años en el partido y quería “despedirse”.

 

Mariano Rajoy niega conocer a Correa

 

Rajoy ha continuado toda su defensa señalando que su labor en el partido es política y no económica. Por esta razón, el Presiente ha declarado en la Audiencia Nacional no conocer al cabecilla de la trama, Francisco Correa. “Si le conocía era de saludarlo en algún acto del partido, cosa que no puedo afirmar con total nitidez”, ha añadido.

Según ha dicho, decidió cortar relaciones con él a finales de 2004 porque el tesorero, entonces Álvaro Lapuerta, le dijo que “algunos proveedores estaban usando el nombre del partido en algunos ayuntamientos de Madrid”.

Rajoy ha relatado que él le preguntó a Lapuerta si había algo “no ajustado a derecho” y su respuesta fue que no tenía pruebas “pero que no le gustaba” y le propuso dejar de trabajar con ellos, y así lo decidió Rajoy.

 

Relación unicamente profesional con Crespo

 

A las preguntas del abogado Virgilio Latorre sobre su relación con Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el presidente del Gobierno ha explicado que el primero fue secretario de Organización en Galicia y que cuando él iba a su tierra porque era diputado por Pontevedra, mantenían una relación “absolutamente política y nada estrecha”.

“Cuando Crespo se vino a Madrid y comenzó a trabajar con Correa, no he vuelto a tener ninguna suerte de relación con él”, ha manifestado. En el caso de ‘El Bigotes’, ha señalado que no tenían relación y ha añadido que es posible que haya coincidido con él porque se han “publicado fotos” y las personas que organizan los actos del partido suelen estar allí. “Cuando voy a un acto, me recibe el presidente del partido de allí, senadores… y saludo a mucha gente”, ha concluido.

Rajoy y su papel en Génova durante la primera etapa de la Gürtel

 

Durante su declaración por el caso Gürtel, Mariano Rajoy ha explicado que entre 1996 y 2003 no realizó “ninguna actividad en Génova”, con la excepción de la dirección de la campaña de las elecciones generales de 2000.

El Presidente del Gobierno ha declarado recordar a la perfección que en esos momentos el presidente del partido era José María Aznar, mientras que el secretario general Álvarez-Cascos fue remplazado por Javier Arenas, y él continuaba con su puesto como vicesecretario general.

No obstante, ha añadido que tanto él como los otros dos vicesecretarios generales formaban parte del Gobierno y por tanto no ejercían tareas en el partido. “De facto no ejercíamos ninguna función en Génova, igual que el presidente; luego se nombró un secretario general que sí estaba allí, en 1999”, ha remachado.