Nuevas evidencias de agua en el interior de la Luna

Un nuevo estudio de datos de satélite ha revelado que numerosos depósitos volcánicos distribuidos a través de la superficie de la Luna contienen cantidades bastante altas de agua atrapada en comparación con los terrenos circundantes.

El hallazgo de agua en estos antiguos depósitos, que se cree que consisten en cuentas de vidrio formadas por la erupción explosiva de magma, procedente del profundo interior lunar refuerza la idea de que el manto del satélite es sorprendentemente rico en agua.

Los científicos habían asumido durante años que el interior de la luna se había reducido de agua y otros compuestos volátiles. Eso comenzó a cambiar en 2008, cuando un equipo de investigación detectó pequeñas cantidades de agua en algunas de las cuentas de vidrio volcánicas traídas a la Tierra, las misiones Apolo 15 y 17 a la Luna.

En 2011, el estudio adicional de pequeñas formaciones cristalinas, dentro de esas cuentas, reveló que en realidad contenían realidades similares de agua como algunos basaltos de la Tierra. Esto sugiere que el manto de la Luna, partes de él por lo menos, contienen tanta agua como el de la Tierra.

Para detectar el contenido de agua de los depósitos volcánicos lunares, los científicos usaron espectómetros orbitales para medir la luz que rebota sobre una superficie planetaria.

La cuentas volcánicas no contienen mucha agua, pero los depósitos son grandes y el agua podría ser potencialmente extraída. Además de arrojar luz sobre la historia del agua en el sistema solar temprano, la investigación también podría tener implicaciones para la futura exploración lunar