“La solución de la sobredosis podría estar en dejar morir a las personas”

El Sheriff del Condado de Butler vive en el ojo del huracán, cuando decidió que era preferible dejar morir a los drogadictos antes que antenderlos.

 

Richard K. Jones pidió a sus agentes que no llevasen ni administrasen Narcan, un tratamiento que revierte de forma fulminante la sobredosis por drogas. Cada estuche de Narcan tiene un coste 40 euros y representa la salvación de miles de personas. En un país donde se han registrado 200 fallecimientos por sobredosis en lo que va de año, esta podría ser la solución. Este medicamento suele ser llevado por encargados de Primeros Auxilios, bomberos y policías. En 38 estados su uso es obligatorio, menos Butler, el condado donde más adictos mueren en América.

 

El sheriff afirmó que  hay casos de adictos que han sufrido más de 20 sobredosis y que la policía no está para dar primero auxilios si no para prevenir el crimen. Tras estas declaraciones muchos le han dado la espalda, incluso el fiscal del estado, pues esta decisión podría estar violando los derechos humanos.