Las claves para unas vacaciones más económicas

Ya estamos en verano, la época del año cuando más personas se van de vacaciones.

Las aerolíneas y los hoteles cambian continuamente de precios. Lo que ahora cueste una determinada cantidad ahora, podría ser más barato o más caro dentro de unos días debido a la “fijación dinámica de pecios”, una estrategia que permite a las empresas cambiar los precios según la demanda de sus productos.

Esta estrategia se utiliza cuando la demanda de productos es incierta y la capacidad fija. Las empresas necesitan vender su producto antes de una determinada fecha porque si no la oportunidad y el dinero se pierden.

Las empresas de viajes usan también los precios dinámicos para aumentar su ingreso por habitación o asiento, y de ese modo, los clientes a menudo pueden pagar precios enormemente diferentes por lo mismo: hasta un 60% en las habitaciones de hotel y mucho más en los vuelos.

 

Vuelos

 

Un estudio de la Universidad de Keele descubrió que los precios tienden a aumentar a medida que el avión se llena, lo que indica que el mejor momento para reservar depende de la popularidad de la ruta. Si es muy popular, habrá que reservar con tiempo para conseguir el mejor precio, ya que las tarifas más baratas se reservan antes y desaparecen del sistema, dejando solo las más altas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que es más recomendable para los clientes en grupo descomponer las reservas de billetes en grupos más pequeños. De este modo, al menos los primeros billetes saldrán a una tarifa más barata. Esto se debe a que si solo queda un billete en una franja de precio bajo, comprar dos billetes simultáneos supone pagar más por los dos.

En general, es de esperar que los precios suban a medida que se aproxima la fecha de salida.

 

Hoteles

 

La situación el caso de los hoteles es muy diferente. Sus precios son menos cambiantes a pesar de que los hoteles necesitan maximizar los ingresos por cada habitación disponible.

Por eso, los hoteles comprueban constantemente los precios y la disponibilidad de habitaciones de sus competidores y ajustan sus precios en consecuencia. En general, sin embargo, es mejor reservar con la mayor antelación posible.

El precio es determinante dependiendo de si el hotel se encuentra en un destino de negocios o de ocio. En las ciudades dedicadas al ocio, es difícil encontrar ofertas de última hora durante el fin de semana, mientras que en las ciudades de negocios los precios tienden a ser más altos durante la semana, debido a las diferencias de demanda de estas localizaciones.

Los hoteles baratos, sin embargo, suelen mantener unos precios estables. Esto es debido al coste relativamente alto del programa informático para gestionar el inventario de este modo.

 

Si estás pensando en hacer la reserva para tus vacaciones, los martes y domingos son los mejores días para hacer una reserva, independientemente de cuándo se necesite el vuelo o el hotel, y tanto en destinos de negocios como de ocio.

Y un consejo útil para evitar el exceso de reservas en las aerolíneas es hacer el check-in el día anterior al vuelo. Una vez asignado un asiento y emitida la tarjeta de embarque, no podrán rechazarlo, a no ser que lo acepte usted voluntariamente.