Mosul, una ciudad devastada por el Estado Islámico

El pasado domingo las tropas iraquíes lograron derrotar el bastión del Estado Islámico (DAESH) en la ciudad de Mosul. El Estado Islámico controlaba esta ciudad desde 2014, cuando comenzó su infierno. Antes de la llegada de este grupo totalitario, Mosul era una ciudad moderna.

La llegada del DAESH a Mosul ha dejado múltiples consecuencias, como la expulsión de miles de cristianos y chiíes, mujeres sepultadas bajo el “niqab”, prohibieron ir a la escuela a niñas mayores de 12 años y destruyeron estatuas y monumentos históricos.Desde la toma de posesión del DAESH, Mosul sufrió un progresivo deterioro con un régimen autoritario donde se impuso el pensamiento totalitario del Estado Islámico. Esta fue la principal causa por lo que miles de habitantes tuvieron que irse de su ciudad natal. El DAESH comenzó a perseguir a los grupos minoritarios y a ejecutar a los opositores del régimen.

Mosul era una ciudad muy diversa

Mosul era una ciudad hidráulica y petrolera muy rica. Llegó a ser el centro político, económico y cultural del noroeste de Irak. La ciudad está cerca de campos petrolíferos y cerca de las fronteras de Siria y Turquia. Esto, con su desarrollada red de carreteras, le convertía en un punto comercial clave de la región. Pero con la toma de posesión del DAESH, el horror y el futuro incierto se apoderaron de la ciudad. Miles de muertos, refugiados, niños sin hogar…

De Mosul llamaba la atención su amplio número de habitantes, siendo la segunda ciudad más grande de Irak (entorno a los 1,8 millones de habitantes). Una ciudad diversa, cosmopolita, donde convivían árabes, turcomanos, kurdos, asirios y otras culturas y religiones minoritarias.

Mosul siempre ha sido una ciudad con un rico patrimonio cultural, centro clave en antigüedades y monumentos históricos, aunque muchos de ellos han sido destruidos por el Estado Islámico. El DAESH creó un califato autoritario con trabajos forzados y extorsiones. Del lado fiscal, crearon fuertes impuestos para conseguir una sólida fuente de ingresos y poder financiarse.

 

Mosul, ciudad simbólica para el DAESH

 

Mosul siempre ha sido una ciudad simbólica para el ISIS, ya que su lider en 2014, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó el Califato desde la Gran Mezquita de Al Nuri. Aunque el 23 de junio de este año, fue el mismo Estado Islámico quién destruyo este edificio emblemático para el DAESH.

Después de quedar abatidas las fuerzas iraquíes, fueron reconstruyéndose poco a poco con la ayuda internacional de Francia o EEUU. Una vez recompuestos, su ofensiva se llevó a cabo a partir de octubre del año pasado. Esta ofensiva ha durado nueve meses, tras la victoria en Mosul de las fuerzas iraquíes el pasado domingo.

 

La conquista de Mosul ha durado 9 meses

 

Ahora la presencia del Estado Islámico sigue en poblaciones pequeñas de Irak. El siguiente objetivo es Raqqa, capital islámica en suelo sirio. Ahora el mundo está en alerta, porque las fuerzas y cuerpos de seguridad ven muy probable que como contraataque, el DAESH intente atentar en alguna parte del mundo, especialmente en Europa.