Cuatro detenidos más por el asesinato de un ciudadano británico en 2014

Los hechos ocurrieron en el 2014 en Jávea (Alicante), dónde una red relacionada con el blanqueo de dinero, asesinó a un ciudadano británico. La Guardia Civil junto con la National Crime Agency (NC) y la Merseyside Police de Liverpoool, ha detenido a cuatro personas más de esta organización criminal como presuntos autores de los hechos.

El cuerpo sin vida de la víctima apareció envuelto en plásticos en una playa de Orihuela, según ha informado la Comandancia de Alicante. Con el arresto de estos cuatro individuos como principales sospechosos, la operación que comenzó hace tres años ha culminado. La Operación ‘Brennan’, nombre que ha recibido esta investigación, ha permitido el arresto de dos personas en Liverpool y dos en Jávea. De este modo, los cuerpos de seguridad han conseguido desarticular esta organización que actuaba en Reino Unido y en la costa mediterránea dedicada a actividades delictivas y responsables de este asesinato. 

 

El cadáver del ciudadano británico apareció en una playa

 

 

 

En marzo de 2014, se encontró en la playa ‘Zenia’, en Orihuela Costa (Alicante), el cadáver de una persona envuelto en plásticos, que fue identificado como Francis Brennan, de 25 años y nacionalidad británica. Según las investigaciones, la víctima había sido secuestrada meses antes de que apareciese su cuerpo en la localidad de Jávea. 

En diciembre de ese mismo años, la Guardia Civil junto con los cuerpos policiales británicos consiguieron detener en un aeropuerto privado de Reino Unido a un ciudadano con dicha nacionalidad, Paul Scott, que intentaba viajar con un pasaporte falso. Los cuerpos de seguridad lo arrestaron como presunto autor del homicidio.

Los agentes encargados de la investigación determinaron que las causas de la muerte de Brennan estarían motivadas por una posible deuda relacionada con el tráfico de drogas, que el fallecido tenía contraída con el detenido. Paul Scott era buscado para el cumplimiento de una condena de cadena perpetua por introducir en Inglaterra más de 40 toneladas de cocaína, según las mismas fuentes.

Entre los detenido durante la Operación ‘Brennan’, se identificó a uno de los delincuentes más buscados en Reino Unido, Paul Graham. Graham fue arrestado en la localidad alicantina, lugar dónde se encontraba oculto de los cuerpos policiales.  En su domicilio, los agentes encontraron dinero en efectivo y un arma de fuego, así como documentación falsa.

Paul Graham recientemente ha sido condenado en Reino Unido a 18 años de prisión por narcotráfico como responsable del envío de cocaína a Reino Unido por valor de 31 millones de libras.