El ADN, el nuevo disco duro para guardar imágenes y vídeos #En60″

El último paso que ha dado la ciencia es éste. Un grupo de científicos de Harvard logran convertir el ADN de una bacteria en un nuevo medio de almacenamiento de imágenes y vídeos.

Cada vez hay más información y a medida que pasa el tiempo, el almacenamiento de estos datos se lleva a convertir en un problema. Por ello, algunos laboratorios están investigando formas de almacenamiento radicalmente distintas a las conocidas hasta ahora.

Los investigadores han logrado este último trabajo a partir de herramienta de edición genética CRISPR.  Esta herramienta de edición del ADN actúa como unas tijeras moleculares. Son capaces de cortar cualquier secuencia de ADN de forma específica y permitir cualquier modificación en la misma.

A partir de este cortapega genético, han logrado introducir una imagen y una secuencia de video digital en el ADN de una bacteria con una resolución de 36×26 píxeles. En resumen, han hecho un GIF microscópico, el típico de un caballo galopando, y lo han acoplado a una bacteria.

Una vez insertada esta información en el ADN bacteriano, la información puede recuperarse secuenciando el genoma y reconstruyendo el código de píxeles.

Hasta el momento, han demostrado una precisión del 90% en esta tarea. Este paso arroja esperanza a llegar a un futuro donde el almacenamiento de información podría ser mucho más económico y rápido gracias a esta técnica. Almacenar cantidades importantes de datos digitales dentro de células vivas.