¿Sigue habiendo nazis en las filas del ejército alemán?

Parece que la ultraderecha invade cada vez más el ejército alemán. Después de los casos destapados de soldados ultraderechistas y cuarteles con simbología nazi, nos queda preguntarnos si el ejército alemán ha superado la ideología que invadía la institución en la segunda Guerra Mundial.

La ministra de defensa en el punto de mira

La ministra de defensa está en el punto de mira por el tercer caso de soldados alemanes acusados de actos xenófobos. El último ha sido un teniente alemán que se hizo pasar por un refugiado sirio sospechoso de preparar un atentado atentado xenófobo. El control de inmigrantes y el ejército del país, les queda mucho por explicar.

La titular de Defensa, Ursula von der Leyen, se ha comprometido a “esclarecer rigurosamente” y ha añadido que “puede haber más soldados implicados”. El soldado alemán detenido contaba con una “lista” de personas para matar, en la que figuran varios activistas de izquierdas.

“La información que tenemos es que no habla árabe. ¿Por qué nadie lo notificó? No tengo la respuesta. Tendremos que esperar a que termine la investigación para saber más”, ha declarado Nadja Niesen, fiscal de Frankfurt.

275 sospechosos de extrema derecha en las filas del ejército

Pero esto no es un caso aislado, la agencia de inteligencia militar alemana, anunció que desde el año 2011 ha identificado a 275 sospechosos de extrema derecha en las filas del ejército alemán, 53 de ellos fichados este año. Además de todo esto según revela el semanario alemán Der Spiegel, en un cuartel de la localidad de Donaeschingen, en el sur del país, hay una sala de reuniones decorada con objetos y símbolos nazi. Von der Leyen asumió que hay que prepararse para nuevos casos y avanzó que se está investigando la existencia de redes ultraderechistas en las fuerzas armadas.

Los datos son alarmantes, según registros policiales y de los servicios secretos, el número total de personas con ideología ultraderechista superó el año pasado los 23.000 individuos, las actitudes de este colectivo destacan los delitos de abuso de violencia que sumaron 1.698 en el año pasado.

El terrorismo, la crisis económica y la falta de soluciones de los partidos más populares históricamente han alimentado una ideología política que hace 70 años dejó Europa hecha cenizas.