Detenidas cinco personas por el secuestro de un hombre en Lloret de Mar

La Policía Nacional y los Mossos d’Esquadra han liberado a un hombre que ha estado once días secuestrado y sedado en Lloret de Mar (Girona). La víctima fue secuestrada cuando volvía a su casa en dicha localidad. Cinco personas han sido detenidas como presuntos autores de los hechos, quienes pidieron un rescate de 1,5 millones de euros a la esposa del secuestrado.

Según han informado los cuerpo policiales, el hombre fue raptado a mediados de junio por varias personas que vestían chalecos de policía. Golpearon a la víctima, la drogaron y le taparon los ojos para introducirlo en el maletero de un coche. Además, los secuestradores amenazaron al secuestrado con una pistola. 

La investigación ha determinado que contactaron con la esposa de la víctima para pedirle un rescate de 1,5 millones de euros. Los detenidos amenazaban con matarlo si no recibían dicha cantidad.

La mujer denunció el 12 de junio el secuestro ante los Mossos y tras las primeras investigaciones pudieron comprobar que se trataba de un grupo criminal experimentado del este de Europa, que cambiaba continuamente de ubicación para dificultar su localización.

Durante el cautiverio, los secuestradores le administraron barbitúricos y benzodiacepinas y le trasladaron primero a una hora de distancia de Lloret, donde permaneció varios días. El hombre permaneció sedado tras administrarle también medicamentos hipnóticos.

 

Secuestro con amenazas 

 

Los secuestradores contactaron el 22 de junio con la familia y les dieron un ultimátum contra la vida del rehén, dónde amenazaron a la esposa con hacer el intercambio en una carretera entre Toledo y Madrid. 

Gracias a los seguimientos y las investigaciones, los agentes pudieron localizarle ese mismo día y rescatarle en la localidad toledana de Casarrubios del Monte, en el que se arrestó in situ a cuatro personas.

La víctima, que fue trasladada al hospital de Móstoles semiinconsciente como consecuencia de las drogas que el grupo le había suministrado, presentaba contusiones y heridas en las muñecas de las ataduras.

La investigación llevo a registrar el domicilio donde estuvo retenido. El presunto líder de la banda es un ciudadano rumano que había cursado estudios de medicina en Madrid y realizaba las prácticas en un hospital madrileño, siendo quien proporcionó al empresario medicamentos hipnóticos para facilitar su secuestro.