Sunset Campus, una alternativa de ocio y diversión

Este 3 de julio dará comienzo una nueva edición del campamento urbano Sunset Campus, un proyecto impulsado por la Fundación Cajasol en colaboración con los ayuntamientos anfitriones en el que se ofrece una alternativa de ocio, diversión y solidaridad a los participantes, que durará hasta el 28 de julio.

El proyecto nacía hace cuatro años con la idea de convertirse en una alternativa de diversión y crecimiento personal. Niños entre 6 y 12 años participarán de forma gratuita en una serie de actividades y juegos veraniegos que buscan fomentar el compañerismo y propiciar momentos felices para los participantes.

Pero la filosofía del proyecto va más allá del entretenimiento al proponerse un verano diferente, buscando recuperar las charlas con los amigos, los juegos tradicionales, la práctica del Deporte, las manualidades o disfrutar al aire libre frente al excesivo consumo que niños y adolescentes hacen de las nuevas tecnologías, fundamentalmente del WhatsApp, videojuegos y la televisión sin control.

Los participantes acudirán a las distintas instalaciones municipales de lunes a viernes en horario de 9:00 a 14:00 horas para relacionarse de otra manera y fomentar su curiosidad y solidaridad. Otro de los retos marcados consiste en ofrecer diversión y salidas culturales y de ocio a unos alumnos con escasas posibilidades de disfrutar de un verano activo y variado, como hacen otros niños de su edad.

Coaching y diversión

 

Dirigidos por monitores especializados en entrenar y formar a niños, los campamentos han dando una importancia especial al coaching a través de charlas, coloquios y proyecciones de audiovisuales para el crecimiento personal y la superación de complejos, algo tan habitual en los años pre adolescentes. Todo ello con el fin de que los alumnos saquen lo mejor de sí mismos y destaquen sus potencialidades y habilidades, algo que les ayudará en el momento vital que atraviesan, en el que con demasiada frecuencia dramatizan situaciones a las que en otras etapas no se les prestaría casi atención.

En Sunset Campus han participado ya alrededor de 300 alumnos, a los que se suman los más de 400 niños y adolescentes que han formado parte del proyecto Noël Campus, la iniciativa de similares características que se desarrolla durante las vacaciones de Navidad.