Relacionan dimensiones ocultas con ondas gravitacionales

Físicos del Instituto Albert Einstein han encontrado que dimensiones ocultas -como las que se predicen por la teoría de cuerdas- podrían influir en las ondas gravitacionales.

La primera detección de ondas gravitacionales por ligo desde un binario de agujero negro en septiembre de 2015 ha abierto una nueva ventana al universo. Ahora, parece que con esta nueva herramienta de observación los físicos, no solo pueden rastrear agujeros negros y otros objetos astrofísicos exóticos, sino también comprender la propia gravedad.

La gravedad es extremadamente débil y puede ser que sea porque interactúa con más de las tres dimensiones en el espacio y una dimensión en el tiempo que son parte de nuestra experiencia cotidiana.

La dimensiones extra que están ocultas porque son muy pequeñas son una parte indispensable de la teoría de cuerdas. Se busca una teoría de la gravedad cuántica, unificando la mecánica cuántica y la relatividad general para entender lo que ocurre cuando se involucran masas muy grandes a muy pequeñas distancias dentro de un agujero negro o en el propio Big Bang.

Los investigadores descubrieron que las dimensiones adicionales deberían tener dos efectos diferentes sobre las ondas gravitacionales, modificaría las ondas gravitatorias estándar y causarían ondas adicionales a altas frecuencias, por encima de 100 herzios.