Ilusionismo: cuando el espectador es cómplice del mago

La Fundación Cajasol, junto a Obra Social “la Caixa”, en colaboración con el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, organiza la exposición “Ilusionismo, ¿magia o ciencia?.

Se trata de una exposición que muestra la base científica del ilusionismo que invita a descubrir como aquello que parece imposible, se hace posible ante nuestros ojos, a través de experimentos y trucos interactivos.

La exposición “Ilusionismo, ¿magia o ciencia?” explica cómo funciona nuestro cerebro. Y lo hace con el uso de experimentos realistas y objetos originales que se combinan con metáforas y contradicciones museográficas.

El cerebro, además de interpretar la información que nos llega del exterior, es un órgano que nos ha permitido sobrevivir a lo largo de todos los millones de años de evolución. Sin embargo, no es perfcto, pues no reconstruye la realidad, sino que la interpreta. Esta capacidad el cerebro es la que permite a los magos un espacio para crear sus ilusiones. Algunos de los principios con los que nuestro cerebro trabaja, precisamente, son los que facilitan la creación de ilusiones.

 

En el ilusionismo, el espectador es cómplice del espectáculo

 

En los espectáculos de magia y en el ilusionismo en sí, el espectador es cómplice del mago y acude allí para disfrutar de su arte y de su ciencia. La simbiosis de ambos es la que permite al ilusionista crear efectos de realidades improbables.

Desde la antigüedad, se han utilizado técnicas de ilusionismo con finalidades deshonestas, como el fraude, el timo y el engaño. Todas esas técnicas quedarán descubiertas, ya que en la exposición el público podrá ver los trucos que utilizan.

El ilusionismo consiste en crear sucesos altamente improbables que llenan al espectador de admiración. En la exposición podrá verse cómo un engranaje levita en el aire o cómo convertirte en parte de una araña. Como broche final a la experiencia, el ilusionista Juan Tamariz, invitará a los asistentes a convertirse en auténticos magos.