El cáncer de piel, uno de los peligros de tomar el sol

La exposición al sol aumenta cuando comienza el buen tiempo, siendo el verano la estación del año en la que hay más riesgos de sufrir quemaduras en la piel por un inadecuado uso de los protectores solares. El bronceado es uno de los tratamientos de belleza más deseados, pero no siempre, es seguro para la salud si no se sigue un buen hábito. Piel sólo hay una y tiene memoria.

Los expertos están preocupados por el rápido crecimiento del cáncer en la sociedad actual. El cáncer de piel es el más común actualmente. España registró en tan sólo un año 70.000 nuevos casos de cáncer de piel de tipo no melanoma,  el más común. Se conoce como no melanoma, porque este grupo de tumores incluye todos los tipos de cáncer piel excepto el melanoma maligno. Es menos agresivo pero afecta a más personas.

El cáncer de piel melanoma está aumentando más rápido en la sociedad occidental, detectándose 4.000 nuevos casos en España. Es el más agresivo y difícil de tratar, y el que acaba con más vidas. El melanoma no suele detectarse hasta pasados los años, por lo que esto supone un problema a la hora de tratarlo. Por este hecho, es importante tener unos buenos hábitos de exposición al sol desde niños. Este tipo está causado principalmente por los rayos del sol, aunque no es el único factor. También existe en el melanoma un componente genético por lo que si algún familiar ha tenido dicha enfermedad, eres más propenso a sufrirla.

 

Algunos signos

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sol es el factor de riesgo principal. Los especialistas recomiendan concienciar desde pequeños sobre la importancia de una adecuada fotoprotección, así como la visita regular a los dermatólogos y la exploración de lunares.

Los principales signos de padecer la enfermedad, son unas pequeñas costras denominadas queratoris actínica que sangran y pican. Pueden aparecer en un antiguo lunar, por lo que es importante revisarlos y acudir al médico si este cambia de tamaño o color. La edad media de aparición de este tipo de dolencias es a partir de los 60 años. Precisamente, la población mayor es una de las más vulnerables a tenerla debido al sol acumulado a lo largo de la vida.

Las personas con piel clara también tienen más predisposición a sufrirla. Los especialistas les recomiendan proteger las partes más expuestas, como cara, brazos, escote e incluso manos. 

El carcinoma basocelular, es el tipo de cáncer cutáneo más frecuente. Se forma a partir de lesiones que forman costra y cicatrices antiguas, por este hecho los dermatólogos advierten que hay que protegerlas del sol con mucha frecuencia.

 

Campañas de concienciación

 

Cada vez hay más personas concienciadas acerca de los riesgos que supone un mal hábito a la hora de tomar el sol, sin embargo se siguen cometiendo. Por esta razón, cada vez hay más campañas que trabajan en ello. Un claro ejemplo es el de la Campaña Skinchecker, pretende concienciar acerca de los problemas del cáncer de piel y el riesgo de las quemaduras solares. Skinchecker hace especial hincapié con las quemaduras a edades tempranas, debido a que pueden tener una gran repercusión en un futuro.

Esta iniciativa cuenta también con la Asociación Española Contra el Cáncer, la Academia Española de Dermatología y Venereología, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y los Laboratorios La Roche-Posay.