Los inicios del PSOE en Andalucía

El Partido Socialista nacíó en Andalucía cuando se fundó la Agrupación Socialista de Málaga en el año 1885, la quinta de se creaba en España, después de las de Madrid, Barcelona, Guadalajara y Manresa, y que vino precedida por la fundación del Ateneo Obrero de la ciudad el año anterior. En este empeño hay que citar a Rafael Salinas y Antonio Valenzuela, que pueden ser considerados los padres del socialismo malagueño. Salinas era un tonelero con un intenso compromiso social. Había nacido en seno de una familia muy modesta de El Perchel, y había tenido que marchar a Cuba para huir de la persecución de las autoridades por destacarse en el activo movimiento obrero de la zona. Salinas y el zapatero Valenzuela impulsaron la Agrupación, siendo protagonistas de un ya mítico mitin que dieron en 1890 en el que asistieron dos mil personas, un hecho capital en la Historia del movimiento obrero andaluz. Salinas también sería protagonista de la implantación de la UGT en Málaga y toda la Andalucía Oriental. Salinas, en fin, fue un luchador infatigable, perseguido, aunque no se rindió jamás, terminando su vida en el año 1919 en una situación muy precaria.

El ejemplo malagueño cundió en otros lugares de la geografía andaluza, y se comenzaron a abrir Agrupaciones Socialistas en la provincia de Cádiz, destacando la de Alcalá de los Gazules, nacida en 1886, y luego otras, como en Cádiz capital, Sanlúcar de Barrameda y el Puerto de Santa María.

En 1887 nacía la Agrupación de Linares en Jaén, que prosperaría de tal manera que se convertiría en la principal de toda Andalucía. Prueba de ello es que fue visitada en muchas ocasiones por el propio Pablo Iglesias a finales de siglo.

Un hecho capital marcó el primer despegue del socialismo andaluz: la famosa huelga de Teba (Málaga) en 1902, que tuvo una gran repercusión, ya que se requirió la solidaridad de los obreros industriales con los agrícolas. En “El Socialista” se publicó una lista con los donantes o suscriptores individuales y de sociedades obreras de toda España, ejemplo de solidaridad obrera y socialista. Pablo Iglesias llegó estar presente en el conflicto. Supuso un cambio porque el PSOE comprendió la importancia de los campesinos andaluces, ya que, hasta entonces, se había centrado mucho en los obreros madrileños y vascos, intentando también penetrar con mucho menos éxito en el seno de la clase obrera catalana. La cuestión social del campo andaluz es importante porque, aún hoy, y a pesar del estudio de Antonio María Calero sobre los Movimientos sociales en Andalucía, se sigue asociando de forma automáticamente campesino andaluz con anarquismo, cuando dicho historiador demostró que habría dos “Andalucías obreras”. La anarquista fue antes conocida y estudiada, pero eso no significa que no hubiera otra de signo socialista.

El año 1905 sería especialmente duro por la hambruna que azotó Andalucía, pero en ese mismo año fue elegido el primer concejal andaluz en el Puerto de Santa María. Cuatro años después, Torredonjimeno (Jaén) elegía un alcalde socialista.

En todo caso, la expansión del PSOE en Andalucía fue muy trabajosa y lenta si se compara su situación con la vasca, por ejemplo. Al parecer, el Partido no maduró una interpretación o análisis real sobre la situación del latifundio andaluz. La cuestión del campesinado como sujeto revolucionario fue un tema muy interesante dentro del socialismo en ese preciso momento histórico en toda Europa. Las cosas comenzaron a cambiar en el momento en el que Fernando de los Ríos se incorporó al Partido, el primer diputado socialista andaluz en el Congreso de los Diputados en 1918.

Para profundizar en la Historia del socialismo en Andalucía es imprescindible la consulta de la obra de Diego Caro Cancela, Cien años de socialismo en Andalucía (1885-1985), publicado en el año 2013.