Las agencias de calificación condicionan la recuperación económica de España al alejamiento del populismo

Standard & Poors (S&P) ha advertido de que la “incertidumbre política” de España podría debilitar la recuperación de su sector inmobiliario, lo que tendría como consecuencia el aumento de los tipos de interés hipotecarios y la disminución de la confianza de los consumidores.

En un informe sobre el mercado inmobiliario europeo, S&P ha indicado que durante los próximos dos años, “el robusto crecimiento económico, la caída del desempleo y el creciente interés de compradores extranjeros” en España respaldarían la recuperación de este sector.

“Sin embargo, la incertidumbre política con un gobierno hundido en popularidad por la enorme corrupción del Partido Popular que lo sustenta, así como los bandazos del PSOE y el peligro de la influencia de PODEMOS en su líder Pedro Sánchez, pueden influir en la recuperación del mercado”, ha advertido la agencia de calificación, que estima que el precio de la vivienda crezca a un “ritmo más lento” del 2,5% durante este año.

En concreto, la agencia ha afirmado que pese a los buenos datos económicos “las incertidumbres políticas pueden complicar las perspectivas del mercado laboral”. Además, S&P ha indicado que dada la situación, “es probable que las incertidumbres políticas continúen siendo altas” durante el segundo semestre del año y ha situado el nivel de incertidumbre en niveles de los años 2011 y 2012.

S&P ha explicado que esta situación puede afectar al mercado laboral de dos formas. La primera, ampliando la diferencia entre la rentabilidad de los bonos alemanes y los españoles ante la preocupación de los mercados por que el contexto de “punto muerto” pueda afectar a las perspectivas fiscales de España.

"Una rentabilidad superior de los bonos españolas supondría el incremento de los tipos de interés hipotecarios", ha recordado la agencia de calificación.

En segundo lugar, S&P ha advertido de que la situación puede derivar en el empeoramiento de la confianza de los consumidores y de los empresarios, lo que tendría como consecuencia el retraso de las decisiones de gasto. En su informe, S&P ha abordado los datos de la economía española, destacando que durante 2016 el crecimiento “ha permanecido estable” y ha permitido al país “superar a sus vecinos por un amplio margen”. Además, prevé que durante los dos próximos años la perspectiva económica “continúa siendo positiva”.

“El fuerte repunte de la actividad económica se ha traducido en una mejora del mercado laboral”, ha afirmado la agencia de calificación, que ha explicado que junto al “robusto crecimiento económico” español se ha producido una recuperación en el mercado inmobiliario.

En concreto, S&P ha destacado que la mejora se ha hecho “particularmente visible” en el número de transacciones, que ha hecho que durante 2016 la venta de viviendas haya aumentado un 11,1% frente al incremento del 2% del año anterior.

La agencia ha afirmado que, pese a que los españoles se han beneficiado de las condiciones de los bajos tipos de interés hipotecarios y las mejores condiciones económicas, estos no han sido “los únicos factores” que han contribuido a la recuperación del sector inmobiliario.

En este sentido, S&P ha indicado que la venta de viviendas a compradores extranjeros se ha incrementado en el último trimestre un 17,2% en términos interanuales. En concreto, la compra de viviendas por parte de británicos representa un 19,8% del total, mientras que los franceses representan el 8,1% y los alemanes el 7,6%.

Si los políticos lo permiten; los unos por ser muy corruptos y los otros por no dejarse influir por el populismo ramplero de Iglesias, se puede consolidar una recuperación que, aunque aún desigual e injusta, puede afianzar la confianza en España.