Confirman un ciclo hidrológico y un posible pozo en Marte

Gracias a los satélites, se han conseguido pruebas suficientes para determinar que el agua ayudó a moldear el paisaje marciano. Se puede confirmar así que el planeta rojo tuvo un ciclo hidrológico activo, con el agua evaporándose de algún posible océano, volviendo a la superficie como lluvia y erosionado los valles que se extienden por la superficie.

Una nueva imagen captada por la NASA ha revelado una extraña depresión circular en la región polar sur de Marte, que por su penetración a través del hielo podría ser un cráter de impacto, o un pozo de colapso. Hasta el momento solo se habían hallado fosas de hielo de dióxido de carbono poco profundas en el hemisferio sur, pero en esta nueva imagen se observa como el hielo se conserva en la profundidad de un agujero. Además, se ha determinado que la superficie del antiguo Marte tuvo que ser mucho más húmeda y cálida de lo que se ha pensado hasta ahora, por la red de valles que ha dejado y se observa hoy en día.