Quitando prejuicios, ¡viva el sexo oral!

Tras unos roces de labios, lenguas, besos por el cuello, el pecho, la tripa, el abdomen…nuestra boca llega a nuestra zona más erógena del cuerpo, la que más calor y fogosidad siente en el momento sexual… el deseo, pero también las incomodidades pueden hacer no dejarnos llevar del todo y perdernos uno de los mayores placeres de la vida, el sexo oral.

Me toca escribir este post, porque aún se notan y sienten prejuicios con este tipo de práctica sexual. Muchos lo hacemos, otros menos, y algunos ni lo hacen ni hablan sobre estas prácticas, sobre todo cuando hay aun mitos y habladurías sobre el sexo oral.

En antaño, se sabe que estuvo mal visto, pero que nos digan ahora que es malo… si es uno de los preliminares más placenteros que hay. Y es altamente recomendable para disfrutar plenamente de una relación sexual. Ojo, no digo que en una noche lo primero que hagamos sea lanzarnos a la entrepierna; por supuesto, aunque es más difícil, se pueden contagiar enfermedades y debemos tener cuidado, pero en pareja, es una manera de disfrutar, caldear el ambiente, subir la temperatura del cuerpo y alcanzar el clímax.

Cuanto más subamos el umbral del placer, más agradable será que culminemos, y esto no pasa yendo a saco, sino jugueteando, acariciando, y sobre todo saboreando. Eso sí, muy importante la higiene, por favor, aunque sin obsesiones. No cada vez que lo vayamos a practicar significa que tengamos que dejar la zona impoluta, el olor corporal, va a ser una de las cosas que ponga a 100 a nuestra pareja.

Un consejo, probar a mirar a vuestra pareja a los ojos cuando lo practiques, os aseguro que el nivel de complicidad y deseo aumenta notablemente. Y recordar que también tenéis manos, se pueden usar y estimular otras zonas.

Y si seguimos las indicaciones de la pareja, en vez de centrarnos en un solo punto, mejor que mejor. Él/ ella, saben los puntos que más placer les proporcionan, con lo cual, a parte de mirar, debemos escuchar. No solo se siente placer en un punto, hay que estimular todas las zonas.

El sexo oral nos va a proporcionar nuestros orgasmos más intensos, ósea que deberíamos dejar de lado el asco, miedo y vergüenza, relajarnos y disfrutar, tanto de practicarlo, como de recibirlo.

Un truco, probar a chupar un limón antes de practicarlo, el limón hace que se nos hinchen ciertos puntos de la lengua y este mas rugosa, puede ser de gran a grado para la persona a la que le practiquemos el sexo oral.

Y que no siempre la persona esté tumbada, probad posturas, de rodillas, de pie, innovar os provocará también cierto placer, no os quedéis con lo clásico

Dejarse llevar y disfrutar es la clave, dejar de controlar situaciones y simplemente ¡disfrutar!