Un premio a la invencibilidad #En60”

“Un ejemplo de integración racial y cultural, que ha contribuido a la unidad de neozelandeses de diferente origen”. Así ha definido el jurado de los Premios Princesa de Asturias del Deporte 2017 a los “All Blacks“, al otorgarles el premio.

Charles Monro regresó a Nueva Zelanda en 1870 con una maleta llena de pelotas y un libro con las reglas del rugby. Ejerciendo como jugador y árbitro al mismo tiempo, Monro organizó el primer partido de rugby en la historia del país. Medio siglo después, el rugby neozelandés está dando la vuelta al mundo, gracias al galardón que el jurado de los premios Princesa de Asturias ha otorgado a este deporte. Desde su debut internacional en 1903, los ‘All Blacks’ solo han sido derrotados por Australia, Inglaterra, Francia, Sudáfrica y Gales, situándose entre los equipos más exitosos de cualquier deporte.

La Selección de rugby de Nueva Zelanda es una máquina de ganar que utiliza un ritual único, la famosa ‘haka’, una danza de guerra maorí que bailan antes de cada partido para “intimidar al rival”, declinando la balanza de su lado antes del pitido inicial.